Edición Médica

Lunes, 28 de septiembre de 2020
04:25
Ecuador | Colombia
Mi opinión
El Sistema de Salud en el Ecuador ¡Un análisis crítico!


Martes, 19 de noviembre de 2019, a las 15:47
*Juan J. Suárez M. Medicina Interna-Hepatología. Profesor principal de Medicina-USFQ
 
¿Existe un Sistema de Salud en el Ecuador? ¿Cómo es? ¿Es único e integrado? ¿Es el adecuado? ¿Seguimos algún modelo exitoso adaptado a nuestra realidad o han sido una cadena de improvisaciones?
 
A nadie se les escapa, que el bienestar social de un país depende del acceso a la mejor educación posible, a un trabajo y vivienda dignas, de la protección a los grupos vulnerables y minoritarios (niños, adolescentes, embarazadas, adultos mayores, grupos y personas privadas de la libertad), de seguridad y de una cobertura universal y eficiente en salud.
 
Tradicionalmente hemos pretendido o intentado copiar partes de muchos Sistemas de Salud, en especial el Norteamericano, muy ajeno y  diferente a nuestra realidad, quizás por la admiración al desarrollo médico incuestionable de EEUU y a la formación de muchos médicos en ese entorno y que llegaron a ser autoridades de salud. Es altamente probable que existan otros modelos a copiar, contextualizar y adaptar que sean mucho mejores.
 
Hagamos pues un  análisis y veamos cómo es nuestra realidad:
 
En el país nos llenamos la boca hablando de un Sistema único e integrado de salud. ¿Es así? Si bien el Ministerio de Salud ha intentado ser un ente que norma, controla y eje central de la implementación de las políticas de salud, en la práctica lo ejecuta mal e incompleto, porque tiene que lidiar con otras entidades autónomas o semi-autónomas que interactúan en salud: salud militar, policial, municipal, SOLCA y la Medicina Privada, por citar algunas, quizás las más importantes. Éstas no siguen muchas directrices, no están en algunas casos obligadas a atender a la población general, en ocasiones se han convertido en un privilegio de pocos, y a las que se les mezquina la transferencia oportuna de recursos operativos y la restitución de gastos, manteniendo siempre una mora o retraso en los pagos previamente concertados. ¡Así no hay sistema que funcione!

Nuestro Sistema de Salud en su primer nivel o básico, parte de la Atención Primaria, siguiendo la recomendación de la OMS, con atención a las poblaciones rurales, sub-urbanas, urbano-marginales e incluso en ciudades, mediante la “Medicatura Rural”, de cobertura incluso no generalizada, con médicos generales recién egresados de las Facultades o Escuelas de Medicina, los más inexpertos, pobremente remunerados, con escaso apoyo, sin formación continuada, con pésima posibilidad de soporte diagnóstico, sin contacto real con el siguiente nivel (hospitales cantonales o provinciales), por una referencia y contra-referencia inexistente. Estos Médicos están dedicados algo a la prevención y promoción en salud (apoyando Programas de inmunizaciones y de rescate nutricional), pero atosigados en llenar formas y formularios interminables que nadie lee ni analiza. Suelen tener el apoyo de Auxiliares de la Salud, eventualmente de Enfermeras (en centros más grandes y complejos), “Odontólogos Rurales” y Promotores de la Salud. ¡Hacen lo que pueden con lo poco que tienen!

En el segundo nivel, los hospitales Cantonales, Parroquiales o Provinciales, que están todavía mal o insuficientemente equipados en relación a su nivel de complejidad, supongo que con algunas excepciones; con mínimo o escaso personal, también desmotivado por la mala remuneración y nula formación continuada actualizada. Suelen ser muy poco resolutivos, no dan apoyo al nivel más básico y no se constituyen en la cadena o escalera hacia el sistema hospitalario más complejo. Con el apoyo idealmente de Médicos Familiares todavía deficitarios en número (“Médicos de Barrio” o cabecera) y que no cuentan con un equipo de salud básico constituido idealmente por:  Médicos Internistas,  Cirujanos Generales con apoyo de Anestesiólogos, Traumatólogos, Gineco-Obstetras, Pediatras, un Laboratorio Clínico confiable y suficiente, e Imagenólogos muy bien formados y resolutivos en diagnóstico de la Radiología convencional y Ecosonografía básica (tiroides, mama, abdomen y pelvis), a más del apoyo del Odontólogos, Enfermeras y Trabajadoras Sociales. Algunos más grandes y complejos han incrementado servicios parciales de especialidad, Emergencias y  Cuidados Intermedios-Intensivos ¡Por tanto un nivel insuficiente para el aporte al sistema de salud!

Finalmente,  tenemos los hospitales terciarios de especialidades y sub-especialidades, de mayor o alta complejidad, generalmente ubicados en las tres grandes ciudades y polos principales de desarrollo del país: Quito, Guayaquil y Cuenca, todavía con escases de camas para la demanda, últimamente mejor equipados, con Servicios de Urgencias mal convertidos en Consulta Externa extrema y artificial,  con insuficiente personal en forma crónica, también desmotivado (mala remuneración y nada de capacitación o incentivo de una Carrera Sanitaria). Suelen estar abarrotados tanto en su Consulta Externa, como en su hospitalización, con ingresos no siempre justificados, con la paradoja de poca disponibilidad y ocupación prolongada y no justificada de camas hospitalarias, tiempos prolongados de realización de procedimientos diagnósticos y terapéuticos tanto clínicos como quirúrgicos. Se ven obligados a resolver casi todas las patologías claramente ambulatorias y de complejidad menor no resueltas en niveles inferiores a más de las de su verdadera competencia. ¡Otro nivel desbordado e ineficiente en sus competencias!

A lo anterior, y a todos los niveles, debemos sumar la pésima gestión burocrática-administrativa, la incomprensible carencia crónica y repetitiva de insumos y de  pruebas de laboratorio, el daño repetitivo de equipos médicos con reparaciones prolongados inaceptables (no hay mantenimiento) y la provisión de medicamentos en forma incompleta, inoportuna, desactualizada y sin control de calidad. ¡Para muestra, la aprobación tormentosa del Cuadro Básico de Medicamentos!

Con esta organización, todos los procesos involucrados en salud no son los adecuados, se demoran y terminan costando mucho más, en tiempo y dinero (¡la ineficiencia cuesta!). Todo este sistema ha estado y está bajo la responsabilidad de autoridades no siempre competentes a todo nivel. ¡Casi siempre nombramientos políticos!
MÁS ARTÍCULOS
Alguien tiene que poner orden en la compra y uso racional de las pruebas diagnósticas (el 03 de junio de 2020)
Reflexiones generales sobre la pandemia en Ecuador (el 15 de mayo de 2020)
Reflexiones sobre la infección del coronavirus (el 11 de marzo de 2020)
Veinte medidas, normas o disposiciones que mejorarían nuestro Sistema de Salud (el 14 de febrero de 2020)
Nueva normativa para la prescripción y despacho de antimicrobianos (el 29 de enero de 2020)
"No tenemos un sistema de salud eficiente ni justo", a propósito de un caso (el 10 de enero de 2020)
Los seguros médicos privados ¿Dónde está el control? (el 02 de enero de 2020)
El sistema de salud en el Ecuador: Un análisis crítico (3ra parte) (el 23 de diciembre de 2019)
El sistema de salud en el Ecuador: Un análisis crítico (2da parte) (el 25 de noviembre de 2019)
El error en la Medicina (3ra parte) (el 07 de noviembre de 2019)
El error en la Medicina (2da parte) (el 22 de octubre de 2019)
Trasplante hepático en Ecuador (2da parte) (el 17 de octubre de 2019)
El error en Medicina ¿Existe y tiene que ver con la formación del Médico? (el 17 de septiembre de 2019)
La historia clínica ¿a alguien le importa? (el 10 de septiembre de 2019)
Cuadro Básico de Medicamentos ¿Una tarea bien cumplida y actualizada? (el 28 de agosto de 2019)
El trasplante hepático en Quito: Historia, realidad y frustración (el 28 de agosto de 2019)
Insumos, equipos médicos y medicamentos (el 25 de julio de 2019)
Cuadro Básico de Medicamentos (el 10 de julio de 2019)