Edición Médica

Miércoles, 03 de junio de 2020
07:35
Ecuador | Colombia
Profesionales
EMERGENCIA SANITARIA
Expertos advierten sobre el uso de hidroxicloroquina como profilaxis en personal sanitario
No existe evidencia científica que sustente el uso profiláctico
Miércoles, 25 de marzo de 2020, a las 12:46
Enrique Tern y Daniel Simancas.

Enrique Terán, docente de la USFQ y Daniel Simancas, docente de la UTE.


Cristina Coello. Quito
Aunque el viceministro de Atención Integral del Ministerio de Salud Pública (MSP), Ernesto Carrasco, adelantó el uso profiláctico de “fosfato de cloroquina” para personal de salud expuesto al CoVID19, varios expertos han advertido que no existe evidencia científica que sustente ese uso y menos aún en la población general.
 
Durante una comparecencia en la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional, Carrasco adelantó que un grupo de infectólogos de Guayaquil ya habían desarrollado un protocolo de uso para ese fármaco, el cual deberá ser analizado por las autoridades gubernamentales.
 
“Tenemos dos opciones: damos paracetamol y no hacemos nada, o nos embarcamos en la tendencia mundial de dar un tratamiento que está mostrando resultado en muchos pacientes y en la profilaxis. Algo hay que hacer”, dijo el viceministro a los asambleístas.
 
Enrique Terán, experto en Farmacología; Daniel Simancas, experto en Medicina basada en evidencia y el grupo de profesionales de la Plataforma ecuatoriana de educación médica ‘Excellencis’, han coincidido en señalar que no existe evidencia científica que sustente el uso profiláctico de hidroxicloroquina para prevenir la infección por CoVID-19.
  
Terán ha considerado que la propuesta del funcionario ha sido utilizada en algunos países como un ‘plan piloto’, pero no existen estudios suficientes que demuestren su eficacia y seguridad.
 
“Hay que enviar un mensaje claro. La investigación está muy acelerada en este tema, pronto saldrá nueva evidencia que logre demostrar que el beneficio de esta terapia supera los riesgos, pero hasta el momento no hay evidencia para recomendar”, ha sido enfático en señalar Simancas.
 
Terán ha aclarado que en el país no existe fosfato de cloroquina, pero se comercializa la hidroxicloroquina que es un producto administrado bajo receta médica, pero en el país “se respeta muy poco” eso. De hecho, ya existe desabastecimiento, ha comentado.
 
Por ello, es urgente reforzar el control sanitario para evitar la venta de fármacos sin receta, como lo están haciendo Brasil, Argentina y Colombia, y así “evitar el pánico general o que la gente mal entienda que ya hay una solución para no quedarse en casa, cuando la única forma efectiva para lograr aplanar la curva de contagio y el control de la viremia es justamente el aislamiento”, ha insistido Terán.
 
“No se pueden saltar todas las pautas de ética e investigación clínica”, ha dicho Simancas, por lo cual también ha hecho un llamado a las autoridades a mostrar “cautela y mesura en cuanto a la recomendación de estas drogas que pueden provocar más daño que beneficio”.
 
El editor de Excellencis, Carlos Durán, ha enviado a EDICIÓN MÉDICA un comunicado en el cual se aclara que al momento existen dos ensayos clínicos “iniciados hace pocos días con el objetivo de evaluar la eficacia de hidroxicloroquina como profilaxis para personal sanitario o familiares de pacientes confirmados con CoVID-19. En ambos estudios, las medidas farmacológicas han sido consideradas como adicionales al aislamiento domiciliario”.
 
También ha advertido que “ya se han registrado casos de personas que han fallecido producto de efectos tóxicos (principalmente cardiacos) a medicamentos como la cloroquina, lo que advierte sobre la precaución de uso en la población general sin supervisión médica”.
 
“Estamos seguros que la investigación clínica rigurosa, a través de ensayos clínicos aleatorizados y controlados, pronto nos darán luces sobre el uso de nuevos fármacos para controlar esta pandemia. No se recomienda en población en general. No hay estudios que hablen de la eficacia y seguridad para la profilaxis, tampoco para la prevención en personal de salud”, ha insistido Simancas.
 
Terán ha recordado que “hay pacientes que realmente necesitan hidroxicloroquina. Es tratamiento de base para ciertos trastornos crónicos como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico” y esos pacientes deben mantener esa terapia bajo prescripción médica
 
“No debemos caer en el pánico y en la utilización desmedida y mucho menos en la automedicación. Hay que racionalizar los riesgos. Si la autoridad sanitaria decide  implementar un protocolo hay que ser cautelosos con el manejo de pacientes, hacer control y monitoreo permanente.  Hacer una valoración del estado cardiovascular” del personal médico han insistido los expertos.

Excellencis ha recalcado que “no se recomienda su uso hasta disponer de evidencia sólida que sustente esta indicación, su uso sin indicación apropiada puede conllevar riesgos, incluso fatales”.
 
El dato
 
Según el viceministro, el MSP tiene 200.000 dosis de hidroxicloroquina, lo cual “alcanza para 7.000 pacientes y para proteger al personal de salud con una dosis profiláctica”.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.