Edición Médica

Martes, 03 de agosto de 2021
13:20
Ecuador | Colombia
Asesoría Legal
¿Por qué se han incrementado exponencialmente las reclamaciones contra profesionales de salud?


Viernes, 18 de junio de 2021, a las 11:40
*Alegría Báez, abogada del despacho jurídico DS Legal Group
 
Desde la entrada en vigor del Código Orgánico Integral Penal (COIP) en el 2014, el número de reclamaciones en contra de profesionales de la salud ha tenido un incremento exponencial, resaltando que cada año que pasa el número de reclamaciones incrementa aún más y se prevé que el incremento continúe si el personal sanitario no logra mitigar dicho riesgo de reclamo.
 
Por este motivo han surgido varias interrogantes para saber las razones a las cuales se debe este crecimiento, por lo que a lo largo de la presente nota se detallarán algunas causas que generan esta problemática.
 
En primer lugar, se ha podido constatar que la relación médico paciente se ha deteriorado con el paso de los años y el paciente ya no ve a su médico como aquel profesional conocedor de su rama de la Medicina, al cual no se le podría cuestionar su actuación dentro de su campo de expertise; ahora, el paciente ha modificado ese concepto y mira a su médico como un servicio por el cual el paciente cancela un valor y si dicho servicio no es a su entera satisfacción entonces estará en todo su derecho de reclamar y solicitar devolución de lo cancelado, indemnizaciones y de presentar denuncias porque a su criterio la actuación del profesional pudo ser negligente y errónea.
 
La razón por la cual la figura que representa el médico en un paciente se ha modificado se debe a dos factores en particular, el primero se encuentra relacionado con la comunicación que existe entre un profesional de la salud y sus pacientes.
 
Aunque es comprensible que a diario los médicos atienden a varios pacientes y estar pendientes de cada uno de ellos en todo momento puede llegar a ser un poco complicado, el hecho de que los médicos pongan barreras de comunicación como no atender las llamadas, ni los mensajes al celular o comunicarse únicamente mediante la o el ayudante del médico, pueden generar una sensación de alejamiento con sus pacientes. De igual forma, que el paciente sepa que tiene un tiempo limitado con su médico y que si se acaba el tiempo probablemente tendrá que agendar otra cita para solventar aquellas dudas que no alcanzaron a ser resueltas, también generan barreras entre ambos.
 
Por otro lado, el segundo factor se encuentra vinculado en la forma en la cual se maneja la publicidad de muchos profesionales de la salud en la actualidad. Aunque no sea el actuar de todos, la visión de los pacientes cambia cuando ven al médico que era de su entera confianza publicitar sus servicios en redes sociales, con bailes en tik tok, en vallas publicitarias ofreciendo un servicio de resultados y no de medios como realmente es la profesión del personal, lo cual lleva a los pacientes a estar seguros de que si el resultado no es el adecuado entonces podrán reclamar a su médico.
 
En segundo lugar, la mayoría de los reclamos se originan cuando el paciente no se siente conforme con la atención de un médico o no quiere aceptar el diagnóstico que le han entregado, por lo que acuden a buscar una segunda opinión con el fin de verificar que realmente el primer diagnóstico coincida con la segunda opinión.
 
Lastimosamente en el Ecuador, la mayor parte de médicos que reciben a pacientes que han sido atendidos anteriormente por otro profesional no suelen respaldar la primer opinión y, por el contrario, suelen ser muy explícitos y enfáticos en indicar que la primera atención ha sido incorrecta, que han faltado elementos o que bajo su criterio el tratamiento no ha sido el adecuado, generando gran confusión en el paciente, quien al no ser médico y no conocer de la Medicina muy probablemente crea que se ha visto expuesto frente a una mala práctica profesional por parte de su primer tratante.
 
Es fundamental que como gremio puedan apoyar las actuaciones de sus colegas, dejando claro que es comprensible que cada uno tiene su mejor criterio en base a sus estudios, experiencia y trayectoria. Sin embargo, deben saber que depende mucho de la forma en la cual se comunica sobre la atención anterior y sobre el nuevo tratamiento o procedimiento que debe realizarse, en que el paciente presente un reclamo al primer tratante o no. Por lo general, ni los pacientes ni sus familiares conocen de la Medicina y cualquier comentario que los pueda llevar a interpretar que la actuación de un médico ha sido incorrecta y que fruto de ella podrían haber quedado con una lesión irreparable los puede impulsar a iniciar acciones legales y desprestigiar el buen nombre de un profesional de la salud.
 
En tercer lugar, partiendo de que la relación médico paciente se ha deteriorado, la confianza que tenían los pacientes con sus médicos no es la misma y producto de aquello los pacientes buscan otras alternativas para cerciorarse de que lo explicado por el médico sea realmente verídico, es en este momento donde se presenta el famoso “Dr. Google”. Sabemos que ahora el internet nos ofrece respuestas a casi todas nuestras interrogantes y el campo de la Medicina no es una excepción.
 
Antes de la existencia del internet, cuando una persona padecía de una dolencia, la única forma de encontrar una solución a la misma era acudiendo al médico de especialidad, ahora cuando se presenta una dolencia o malestar, la primera vía de solución efectiva es buscar en internet la dolencia detallando un par de características y la web reflejará posibles patologías con sus respectivos tratamientos en cuestión de segundos, sin necesidad de acudir donde un médico y tener que realizarse exámenes.
 
Cuando un paciente que ha sido atendido por un médico y ya tiene un diagnóstico, pero no se encuentra del todo conforme, acude a la web y si por alguna razón de la búsqueda realizada por el paciente se desprende un diagnóstico que no coincide con el del médico, probablemente se forme una causal para presentar un reclamo.
 
Frente a este tipo de situaciones es de suma importancia que toda la atención brindada a sus pacientes se encuentre debidamente registrada en la historia clínica y cuente con un consentimiento informado, donde se explique a claridad que el paciente ha sido informado de todos los riesgos, alternativas, beneficios, complicaciones, efectos secundarios, etc., que el procedimiento o tratamiento a realizarse pueda tener.
 
Por todo lo expuesto con anterioridad, es menester que los profesionales de la salud busquen la forma de eliminar las barreras que han surgido con sus pacientes a través de cambios muy pequeños, pero que realmente podrían marcar la diferencia como buscar una comunicación más activa con sus pacientes, mostrarse abiertos a las atenciones vía WhatsApp, registrar toda la documentación e información que se trate ya sea con los pacientes o sus familiares en la historia clínica, contar con consentimientos informados claros, completos y precisos sobre el procedimiento o tratamiento a realizar a su paciente.

Además, se dede buscar que la forma de publicitar sus servicios sea apegada a los parámetros de la Medicina dejando claro que su profesión es de medios y no de resultados. De esta forma, no solamente disminuimos las posibilidades de que se presente una reclamación si no que, a su vez, estaremos preparados por si viene una reclamación contar con todos los elementos e información que pueda respaldar nuestra correcta práctica como profesionales de la salud.
MÁS ARTÍCULOS