Edición Médica

Martes, 22 de junio de 2021
20:28
Ecuador | Colombia
Salud Pública

CAMPAÑA DEL DÍA MUNDIAL
OPS ofrece opciones a los fumadores para motivarlos a dejar de fumar
Este medio planteó algunas preguntas sobre la nueva tendencia de consumo
Viernes, 04 de junio de 2021, a las 11:22

Cualquier cigarrillo no está libre de riesgos para la salud.


Redacción. Quito
En todo el mundo, un 39 por ciento de los hombres y un 9 por ciento de las mujeres consumen tabaco, ha informado la Organización Mundial y Panamericana de la Salud (OMS/OPS).
 
Las tasas de tabaquismo más altas se registran actualmente en Europa, con un 26 por ciento, y las proyecciones han mostrado que, a menos que se tomen medidas gubernamentales urgentes, solo se conseguirá una reducción del 2 por ciento para 2025.
 
En ese sentido el organismo internacional ha desarrollado un conjunto de herramientas para que las personas dejen de fumar y reduzcan el riesgo de desarrollar cáncer, enfermedades cardíacas y respiratorias, así como dificultades frente a la actual pandemia de coronavirus.
 
Aún así, en la región se está promoviendo una nueva visión sobre la nicotina y sus efectos en la salud, así como la implementación del modelo neozelandés de incorporación de reducción de daños para la lucha contra el tabaquismo.
 
EDICIÓN MÉDICA ha consultado a la OPS en Ecuador su posición frente a la problemática del tabaquismo y presentamos aquí las respuestas:
 
1.Entendiendo que consumir tabaco o nicotina en cualquiera de sus formas no está libre de riesgos para la salud, entre la combustión y el calentamiento de tabaco ¿cuál puede representar un menor riesgo?
 
Ninguno de ellos. Como señala la OMS en la 2ª edición de la "Nota informativa sobre productos de tabaco calentado", los productos de tabaco calentado (PTC) "contienen sustancias tóxicas que, aunque suelen estar en concentraciones más bajas que en un cigarrillo convencional, en ciertos casos se encuentran en concentraciones más elevadas; además, algunas no están presentes en el humo de tabaco y no se puede descartar que sean peligrosas para la salud […] ese menor contenido de sustancias tóxicas con respecto a los cigarrillos convencionales no significa necesariamente que el riesgo para la salud sea menor […]” Asimismo, los productos de tabaco calentado "contienen nicotina, que es muy adictiva, en concentraciones similares a las de un cigarrillo convencional; además, la nicotina está vinculada con daños a la salud, sobre todo en los niños y adolescentes.”
 
Por lo tanto, ambos tipos de productos representan un riesgo significativo para la salud. Los productos del tabaco calentado emiten emisiones tóxicas similares a las del humo de los cigarrillos, muchas de las cuales pueden provocar cáncer. Exponen a los usuarios a estas emisiones tóxicas, algunas de las cuales son específicas de los productos del tabaco calentado y que también podrían exponer a los transeúntes. También contienen sustancias tóxicas que, aunque en general son menores que las que se encuentran en los cigarrillos convencionales, los niveles de algunas sustancias tóxicas son más altas y hay nuevas sustancias ausentes en el humo del tabaco que podrían ser incluso más perjudiciales para la salud humana.
 
En consecuencia, dado que no hay pruebas que demuestren que los productos de tabaco calentado son menos dañinos que los productos de tabaco convencionales, no es correcto afirmar que estos productos tienen un riesgo reducido para la salud humana. Esta última es una afirmación engañosa ampliamente difundida por la industria del tabaco.
 
2. Se sabe que hay personas que a pesar de conocer los riesgos del consumo de tabaco y nicotina deciden seguir haciéndolo ¿qué opciones hay para ellos?
 
Que las personas sigan consumiendo tabaco a pesar de conocer los riesgos significa que no están preparadas para dejarlo o que no tienen acceso adecuado a servicios de cesación que los ayuden a dejarlo. En el primer caso, es posible que no quieran dejar de consumir tabaco (no se dan cuenta de que dejar de fumar es importante para ellos), no creen que puedan dejarlo con éxito (poca confianza en dejar de fumar).
 
No obstante, existen varias opciones para mejorar su motivación para dejar de fumar. La campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2021, extendida a todo el año, promueve información y herramientas que pueden ser útiles en esos casos, como materiales de autoayuda, e incluso una trabajadora digital que puede ayudar a mejorar su motivación para dejar de fumar. Hablar con sus proveedores de atención médica, que cuentan con especialistas en tratamientos para dejar de fumar o utilizar la línea telefónica gratuita (171, opción 2) para dejar de fumar puede ser muy útil para quienes aún consumen productos de tabaco y nicotina.
 
Alternativas basadas en evidencias para abandonar el uso del tabaco incluyen la determinación sistemática de la población que consume tabaco, la prestación de consejo breve, líneas telefónicas de ayuda, apoyo comportamental directo dispensado por agentes de salud capacitados y medicamentos. Ausencia de servicios de cesación o barreras para su acceso puede ser un desafío para que las personas abandonen el uso de productos de tabaco y nicotina.
 
En ese sentido la OPS provee de asistencia técnica a sus Estados Miembros para el fortalecimiento de tales servicios como parte de un abordaje integral en el control del tabaco. Información adicional disponible en:
 
  1. Guía de la OMS para que los consumidores de tabaco dejen de fumar (disponible en este enlace).
  1. Trabajadora sanitaria digital de la OMS "Florencia", a la que se puede acceder a través de los recursos que la OMS pone a disposición para facilitar dejar de fumar. (Disponible aquí).
 
3. ¿Cuál es la postura de OPS frente al enfoque de reducción de riesgo y daños en tabaquismo?
 
La OPS, como Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), está plenamente alineada con la posición de la OMS en este tema: No hay productos de tabaco o nicotina cuyo consumo sea inocuo para la población.
 
Por lo tanto, alertamos que aquellas expresiones como "daño reducido" tienden a confundir a la población y a dar una falsa sensación de seguridad en circunstancias que no hay evidencia científica que demuestre que el consumo de los llamados productos de daño reducido es seguro para la salud.
 
La mayor parte de los datos disponibles proceden de informes publicados por la industria que, como señala la OMS en la Octava Versión del "Informe sobre la base científica de la reglamentación de los productos del tabaco” (2021), "tienden a estar sesgados hacia conclusiones favorables sobre los beneficios del cambio a los PTC, incluso cuando contienen datos en tablas y cifras que no apoyan plenamente esas conclusiones" (documento original en inglés, traducción no oficial).
 
Como señala la OMS en relación con los "nuevos productos de tabaco y de administración de nicotina" (declaración disponible en este enlace), aunque los productos de tabaco calentado se han promocionado erróneamente como productos de "daño reducido" y productos que pueden ayudar a las personas a dejar de fumar tabaco convencional, "exponen a los consumidores a emisiones tóxicas, muchas de las cuales provocan cáncer, y actualmente no se dispone de suficientes datos para concluir que sean menos perjudiciales que los cigarrillos convencionales. Tampoco se dispone de suficientes datos en estos momentos sobre los efectos de las emisiones de estos productos en los fumadores pasivos, pese a que contienen sustancias químicas perjudiciales y potencialmente perjudiciales.
 
Además, como señala la OMS, "los cigarrillos electrónicos son especialmente peligrosos para los niños y los adolescentes. La nicotina es un producto muy adictivo y el cerebro de los jóvenes siguen desarrollándose hasta mediada la veintena. Los sistemas electrónicos de administración de nicotina, SEAN, aumentan el riesgo de cardiopatías y afecciones pulmonares. Su uso también conlleva riesgos considerables para las mujeres embarazadas, ya que puede perjudicar el crecimiento del feto.”
 
Así pues, la promoción de estos productos de tabaco y de nicotina nuevos como "de reducción de daños" no es más que otra forma en que la industria del tabaco intenta engañar a la gente sobre la naturaleza intrínsecamente peligrosa de sus productos.
 
4. ¿Qué evidencia científica existe alrededor del enfoque de reducción de riesgo y daños en tabaquismo?
 
Las pruebas demuestran que todas las formas de tabaco son perjudiciales. Los datos de que hay una menor exposición y un menor daño por parte de los productos novedosos y emergentes, como los cigarrillos electrónicos o los productos de tabaco calentado, no han sido debidamente acreditados.
 
En esto hay que ser claro: no hay pruebas científicas de que ese tipo de productos sea menos perjudicial que los productos de tabaco convencionales. Como ya se ha mencionado, la mayoría de los datos que apoyan esas afirmaciones proceden de informes publicados por la industria que, como informa la OMS en la Octava versión del "Informe sobre la base científica de la regulación de los productos del tabaco” (2021), "tienden a estar sesgados hacia conclusiones favorables sobre los beneficios del cambio a los PTC, incluso cuando contienen datos en tablas y figuras que no apoyan plenamente esas conclusiones" (documento original en inglés, traducción no oficial).
 
Muy por el contrario, sí existe evidencia científica sobre la utilidad de múltiples opciones para la cesación tabáquica. En efecto, alternativas basadas en evidencias para abandonar el uso del tabaco incluyen la prestación de consejo breve para abandonar el consumo del tabaco, líneas telefónicas de ayuda, apoyo comportamental directo proporcionado por agentes de salud capacitados y medicamentos.
 
5. ¿Cuáles son las diferencias entre los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado?
 
Los productos de tabaco calentado son productos de tabaco que producen aerosoles que contienen nicotina y sustancias químicas tóxicas al calentar el tabaco o al activar un dispositivo que lo contiene.
 
Por otro lado, los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) son dispositivos que calientan un líquido para crear un aerosol que es inhalado por el usuario. El líquido contiene nicotina (pero no tabaco) y otras sustancias químicas tóxicas para la salud de las personas. Los sistemas similares sin nicotina (SSSN) son similares a los SEAN, pero la solución calentada que se suministra en forma de aerosol a través del dispositivo no suele contener nicotina.


El dato
 
En una segunda entrega se detallará la posición de OPS sobre el enfoque de reducción de daños en el tabaquismo.

 



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.