Edición Médica

Sábado, 28 de noviembre de 2020
05:22
Ecuador | Colombia
Gestión

ATENCIÓN AL PACIENTE
Falta de voluntad política no permite aliviar el colapso del sistema de salud en época de pandemia
Mucha población con patologías crónico-metabólicas está afectada
Miércoles, 18 de noviembre de 2020, a las 16:35
Freud Cceres y Daniel Rodrguez.

Freud Cáceres y Daniel Rodríguez.


Cristina Coello. Quito
El sistema de salud estaba colapsado previo a la pandemia de CoVID19, agravando aún más un servicio que los últimos meses ha dejado de cuidar las patologías comunes de los ecuatorianos, pero ahora es urgente reactivar adecuadamente esas atenciones y hace falta voluntad política para hacerlo, han coincidido en señalar Freud Cáceres, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica (PUCE), y Daniel Rodríguez, especialista en Sistemas de Salud y Calidad.
 
En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Rodríguez ha criticado la transformación de hospitales de tercer nivel en ‘hospitales CoVID’, como el caso del Andrade Marín (HCAM) y “desaprovechar instalaciones adicionales que se crearon para generar mayor capacidad de atención” como el Centro de Atención Temporal (CAT) del Municipio de Quito.
 
“Ha existido una desarticulación de los esfuerzos de las instituciones de Salud para abordar adecuadamente el tema sanitario en cuanto a capacidad de atención y el reto es reactivar y dirigir los recursos a la atención de los pacientes no CoVID que dejaron de ser atendidos”, ha considerado Rodríguez.
 
El especialista ha recordado el represamiento “por montones de cirugías, además de las patologías crónico-metabólicas, incluidas las catastróficas, que no han disminuido. Esas poblaciones han resultado las más afectadas porque requieren un acceso permanente a salud” y se las ha desatendido por dirigir los recursos a la pandemia.
 
¿Qué hacer? “Es complicado volver a desconvertir los hospitales CoVID y seguir atendiendo los casos y no se pueden bajar los brazos porque la demanda de camas hospitalarias y de Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) continuará”, ha opinado.
 
No obstante, Rodríguez estima que hay que comenzar a “buscar la forma de dar espacio al resto de patologías, porque no podemos vivir represando la atención de los otros afectados, considerando además que el tema de la pandemia se va a quedar algunos años”.
 
Unas propuestas
 
Aunque Rodríguez está convencido de que el manejo de la pandemia debe ser a nivel comunitario porque es más eficiente, también considera que las unidades de atención primaria y deben balancear su capacidad para atender el resto de las patologías. “El reto es super grande porque los recursos no están disponibles”, ha advertido.
 
Mientras tanto, Freud Cáceres, ha considerado que para disminuir la presión asistencial en la mayoría de las unidades de salud “deberíamos aprovechar bien la red pública de atención”. Actualmente “esa red no funciona y cada institución actúa como una isla separada”, por lo cual ha sugerido utilizar los mecanismos de colaboración “bajo modelos distritales”.
 
Aquello, ha dicho Cáceres, implica aprovechar toda la infraestructura y talento humano existente “y no pensar en hospitales determinados, sino en todo un distrito para, por ejemplo, agilitar las cirugías del día que han quedado represadas”.
 
Es decir, el especialista estima apropiado formar unidades de atención, con especialistas que puedan dar servicio “en un determinado lugar, con horarios definidos”. Por ejemplo, los cirujanos pediátricos del Hospital Baca Ortiz y del Isidro Ayora resuelvan integradamente cirugías ambulatorias.
 
“Eso no sucede y los recursos se agotan”, ha advertido el docente, que también ha mencionado el gran problema administrativo que considera a cada médico perteneciente a una unidad específica y no le permite atender en otra.
 
La lista de espera (por consulta o cirugía) “no debería ser de un hospital determinado, si no del distrito y da igual dónde un médico pueda atender a un paciente, lo que hay que propiciar es la atención represada durante estos meses y ser más operativos”, ha añadido.
 
“Somos red pública para pensar que todos somos IESS (Seguridad Social), pero cada hospital es un país diferente, con unas reglas determinadas, donde los médicos no pueden moverse de su terreno mientras otras unidades están necesitando apoyo”, ha criticado Cáceres.
 
Más propuestas
 
Por ello, el docente ha considerado oportuno “fomentar sistemas de colaboración con el sector privado” bajo la figura de gestión ‘tipo concierto’ de forma integral (diagnóstico, tratamiento, seguimiento y atención de complicaciones).
 
Es decir que en base a grupos relacionados por el diagnóstico o por líneas de productos como: urgencias, consulta externa, cirugías, exámenes diagnósticos, farmacia entre otros, se aplica el tarifario como instrumento de costos y se define el número de atenciones a ser cubierta cada año e ir resolviendo las atenciones no cubiertas durante los últimos meses.
 
Cáceres también ha considerado que, en casos específicos, la red pública de salud “tiene que fomentar sistemas de colaboración con el sector privado bajo la modalidad de concesión administrativa”, en lugares donde la red tenga una insuficiente capacidad instalada o se haya demostrado la poca eficacia y eficiencia (Por ejemplo, en bodegas hospitalarias, historia única electrónica, farmacias).
 
Todo en manos de la voluntad política
 
Rodríguez ha insistido en que la salud “es una decisión política de los líderes” y tomar decisiones en ese sentido deberá pasar por una evaluación de costo – beneficio.




Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.