Edición Médica

Jueves, 04 de junio de 2020
16:58
Ecuador | Colombia
Salud Pública
JUDICIALIZACIÓN DE LA SALUD
Pacientes apelan sentencia a favor del Carlos Andrade Marín por medicamentos
Una jueza falló a favor del hospital
Jueves, 27 de febrero de 2020, a las 14:47

Pacientes reclaman un medicamento de origen humano.


Cristina Coello. Quito
Los pacientes de hemofilia han apelado, en la Unidad Judicial de Familia, Mujer Núñez y Adolescencia de Carcelén, una sentencia a favor del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM) por la compra del factor VIII.
 
La Fundación Hemofílica Ecuatoriana (Fundhec) ha interpuesto una acción de protección para evitar una compra pública de factor VIII de origen animal, ya que han aducido que ese medicamento no es seguro y temen les produzca inhibidores (una de las complicaciones graves de los trastornos de la sangre).


En el proceso judicial, el HCAM ha asegurado que la adquisición de factor VIII de origen animal tiene la misma acción terapéutica que el de origen humano. También ha asegurado que no se pone en riesgo la salud de los pacientes con el cambio de fármaco. Mas bien, ha alertado del desabastecimiento de factor VIII en la farmacia del hospital.
 
El representante legal del hospital, Pedro Aguilar, ha insistido en que se ha seguido correctamente el proceso de compras establecido en la ley y controlado por el Servicio de Compras Públicas (SERCOP).
 
Ha recordado que la institución busca adquirir un medicamento autorizado en el Cuadro Nacional de Medicamentos Básicos (CNMB), cuya última actualización fue publicada en agosto de 2019.
 
“Está claro que primaron los intereses económicos, más no la calidad de los medicamentos. El que estamos recibiendo (de origen humano) es mucho más efectivo en el tiempo de coagulación que el que nos quieren imponer (de origen animal). Estamos esperando la nueva audiencia con tres jueces”, ha detallado Javier Córdova, presidente de Fundhec.
 
El dato
 
Según Fundhec, en el país existen 854 pacientes con hemofilia A, B y Von Willebrand. La hemofilia es considerada una enfermedad rara o huérfana y se caracteriza por la ausencia o disminución de la actividad funcional de los factores de la coagulación VIII y IX.
 
La producción de inhibidores es una de las complicaciones más graves y costosas de los trastornos de la sangre porque el tratamiento de las hemorragias se vuelve menos eficaz.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.