Edición Médica

Lunes, 29 de noviembre de 2021
01:02
Ecuador | Colombia
Salud Pública

PROGRESOS
La COVID-19 disminuye en las Américas pero no hay lugar para la complacencia, advierte la OPS
Al menos 32 países de la región tendrán al 40 por ciento de su población vacunada para finales de 2021
Jueves, 04 de noviembre de 2021, a las 10:47

Jarbas Barbosa, subdirector de OPS


Redacción. Quito
Aunque la tendencia a la baja en los casos y las muertes por la COVID-19 continúa por octava semana consecutiva en gran parte de las Américas, el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, ha advertido que "el progreso en nuestra región no es una razón para volverse complaciente o discontinuar las medidas de salud pública que ayudan a mantenernos protegidos".
 
"Es fundamental que mantengamos el rumbo hasta que todo el mundo esté vacunado y protegido contra el virus", ha insistido durante una sesión informativa semanal sobre la COVID-19 para los medios de comunicación.
 
En la última semana, los países de la región han informado más de 745.000 nuevas infecciones por COVID-19 y algo más de 18.000 muertes. Estados Unidos, Canadá y México reportaron un descenso de los casos y las muertes, y se han producido reducciones similares en la mayoría de los países de América Central y del Sur.
 
El subdirector de la OPS ha informado que, gracias a los sólidos sistemas de inmunización de la región, se han administrado 1.200 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 y el 46 por ciento de la población está ya totalmente vacunada.
 
Al menos 32 países de la región ya han alcanzado el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de vacunar al 40 por ciento de la población para finales de 2021, y varios más están en camino a lograrlo. Sin embargo, muchos siguen sufriendo retrasos, y la cobertura en Haití, Nicaragua, Jamaica, San Vicente y las Granadinas, y Guatemala sigue siendo inferior al 20 por ciento.
 
"La inequidad en la vacunación sigue siendo el mayor obstáculo para alcanzar nuestros objetivos de cobertura", ha considerado Barbosa. Por ello, las medidas de salud pública son "nuestra mejor estrategia para reducir la transmisión de la COVID-19 y salvar vidas", ha insistido.
 
Para hacer frente a la inequidad en el acceso a las vacunas, se espera que las asignaciones de dosis por parte del Mecanismo COVAX se aceleren en las próximas semanas. COVAX, con el apoyo del Fondo Rotatorio de la OPS, ya ha entregado 64,3 millones de dosis a la región.
 
La OPS también ha estado trabajando con los países para capacitar a los trabajadores de salud, garantizar el acceso a la vacunación, mejorar la capacidad de la cadena de frío, desarrollar estrategias de comunicación y superar los problemas de suministro de jeringuillas y diluyentes.
 
Por otro lado, Barbosa ha instado a los países a seguir las últimas orientaciones del Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización (SAGE, por sus siglas en inglés) de la OMS para garantizar que las vacunas lleguen a los brazos de quienes más las necesitan.
 
Aunque estas decisiones dependen en última instancia de cada país, "deberían basarse siempre en la evidencia, la equidad y el compromiso de proteger a los más vulnerables", ha considerado.
 
El SAGE recomienda que, cuando la disponibilidad de vacunas COVID-19 es baja, se dé prioridad a los adultos mayores, los trabajadores de primera línea y las personas con enfermedades preexistentes.
 
"Una vez protegidos los que corren mayor riesgo, el siguiente paso es inmunizar a un alto porcentaje de la población adulta. Solo después los países deberían considerar la posibilidad de vacunar a los grupos más jóvenes", ha explicado.
 
El SAGE también recomienda actualmente que solo se administre una dosis de refuerzo a los inmunodeprimidos y a las personas mayores de 60 años que hayan recibido una vacuna con virus inactivado, como Sinovac o Sinopharm.
 
Como la mayoría de los países de la región aún carecen de suficientes dosis de vacunas, es fundamental seguir las orientaciones de los expertos y maximizar el impacto de las dosis disponibles.
 
La vacunación, combinada con medidas eficaces de salud pública, constituye la mejor estrategia para reducir la transmisión de la COVID-19 y salvar vidas, ha añadido Barbosa. Estas medidas "sientan la mejor base para que los países reduzcan la circulación del virus y, en última instancia, vuelvan a poner en marcha sus economías y sociedades".



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.