Edición Médica

Sábado, 16 de octubre de 2021
10:09
Ecuador | Colombia
Salud Pública

DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN
La pandemia agudizó sobre todo la hipertensión arterial
Alrededor del 35 por ciento de la población ecuatoriana tiene hipertensión arterial
Miércoles, 29 de septiembre de 2021, a las 12:25
Ernesto Peaherra, jefe de Cardiologa de la JBG.

Ernesto Peñaherra, jefe de Cardiología de la JBG.


Cristina Coello. Quito
Si bien la COVID-19 ha ocasionado un exceso de mortalidad sin precedentes en el país, las enfermedades del corazón siguen siendo la principal causa de muerte.
 
Así lo confirman las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) que ha determinado que en 2020 la enfermedad isquémica del corazón fue la principal causa de muerte en hombres y mujeres con 15.639 defunciones.

El INEC ha detallado que las enfermedades del corazón también son la principal causa de muerte en la población económicamente más activa, las que van de 30 a 64 años con 12.478 defunciones.
 
Y en ese sentido, el jefe del servicio de Cardiología de la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG), Ernesto Peñaherra, ha advertido que con la pandemia se agudizó sobre todo la hipertensión arterial y muchos ni siquiera lo saben, ha insistido.
 
No tratar la presión arterial alta es peligroso, pues mantenerla alta aumenta el riesgo de ataque al corazón y derrame cerebral.
 
“El hecho de tener crisis de ansiedad por las deudas, o familiares fallecidos en pandemia, por ejemplo, ha hecho que se active el sistema nervioso simpático y eso hace que las personas tengan poco control de su presión arterial”, ha detallado el especialista en entrevista con EDICIÓN MÉDICA.
 
Por ello ha sido enfático en señalar que ahora es necesario un diagnóstico y monitoreo apropiado de hipertensión, pero tampoco sobre diagnosticar” ya que esta enfermedad puede estar originada por múltiples factores.
 
No solo es cuestión de medicación
 
Peñaherrera también ha advertido que el tomar medicación para la hipertensión no implica mantenerla controlada. Para él es muy importante que el profesional sanitario sugiera a los pacientes llevar un registro rutinario de la presión cuyo parámetro “no debe pasar de 135-85, pero con el objetivo de 130-80 mm Hg”.
 
Según el especialista, alrededor del 35 por ciento de la población ecuatoriana tiene hipertensión arterial, “son cifras alarmantes” y eso es la muestra de que “mucha gente no mantiene controlada la presión a pesar de que toma medicación”.
 
Y para mantenerla controlada ha recomendado a los pacientes tomar la presión en domicilio, “dos veces al día, sentado, con un dispositivo digital, pues a veces la del consultorio no es fidedigna”. Pero además ha insistido en conservar un peso adecuado, vigilar que la glucosa se mantenga en menos de 100 y el colesterol total en menos de 200.
 
En ese sentido, y a propósito del Día Mundial del Corazón, el cardiólogo ha destacado la importancia de cambiar los malos hábitos en la población para lo cual será importante la implementación de políticas públicas de salud y la participación activa de los profesionales de la salud en la prevención.
 
Peñaherrera ha resaltado la política de la semaforización en los productos alimenticios industrializados y el control que se hacía a los bares escolares, pues para él el fomento de una vida saludable en la niñez marcará el rumbo de las enfermedades cardíacas. Pero también ha considerado que aún faltan acciones tanto públicas, como de la sociedad civil, por la salud cardiovascular.

Finalmente, ha insistido en romper “ese tabú de que el dolor de cabeza es igual a hipertensión arterial, hay que educar a la población y realizar diagnósticos precisos”, ha reiterado.



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.