Edición Médica

Sábado, 16 de octubre de 2021
09:58
Ecuador | Colombia
Salud Pública

ESTUDIO FENOMENOLÓGICO
El auto muestreo, la propuesta de los investigadores para mejorar el diagnóstico de cáncer de cuello uterino en Ecuador
Las mujeres tienen una alta posibilidad de prevenir esta patología con un tamizaje temprano
Jueves, 07 de octubre de 2021, a las 09:31

Bernardo Vega, investigador de la Universidad de Cuenca.


Jonathan Veletanga. Quito
El cáncer de cuello uterino es uno de los tumores más frecuentes en las mujeres, a pesar de ser muy prevenible tiene una alta tasa de mortalidad en relación a otros cánceres en este grupo poblacional.
 
Solo en el Ecuador se han diagnosticado 1.534 nuevos casos de cáncer de cuello uterino y se han reportado 913 fallecimientos por esta patología en 2020, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).
 
Por este motivo, investigadores de la Universidad de Cuenca, Universidad Técnica Particular de Loja y Universidad de Amberes han realizado un estudio fenomenológico en el Ecuador, en mujeres de zona rural de la parroquial El Valle del cantón Cuenca.
 
La investigación se hizo en el marco del proyecto internacional “Haciendo accesible la detección del cáncer de cuello uterino a través del auto muestreo: un paso hacia la igualdad en salud mediante el empoderamiento de las mujeres en un contexto intercultural (CAMIE)”.
 
Bernardo Vega, docente de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Cuenca y director del proyecto de investigación ha informado a EDICIÓN MÉDICA que los primeros resultados son muy alentadores.
 
Muestran que “las pruebas de auto muestreo constituyen una estrategia válida y aceptada para el tamizaje primario del Virus del Papiloma Humano (VPH) a nivel comunitario. La aplicación de estas técnicas sumadas a estrategias educativas permitirá romper barreras en el acceso a la detección oportuna del cáncer de cuello uterino”, ha señalado.
 
Importancia del estudio
 
Vega ha señalado que las mujeres tienen una posibilidad muy grande de prevenir este cáncer con un tamizaje temprano, pero lamentablemente solo el  58.4 por ciento de las mujeres en edad reproductiva se ha realizado una prueba de tamizaje durante su vida.   
 
Esto quiero decir que “4 de cada 10 ecuatorianas no se han hecho en su vida un tamizaje para detección oportuna del cáncer de cuello uterino”, ha mencionado.
 
¿A qué se debe esta situación? Vega ha explicado que se han identificado varios factores que les impide acceder al tamizaje de este cáncer, entre los principales: tiempos prolongados de espera, dolor, vergüenza con el personal sanitario, desconocimiento, falta de percepción de riesgo e interrupción de los servicios de salud debido a la pandemia.
 
Por esta razón y para que más mujeres accedan a pruebas de detección precoz, los investigadores ecuatorianos han planteado en este estudio utilizar dos técnicas de auto muestreo, que no son nuevas a nivel nacional, pero si en el contexto ecuatoriano. Se tratan de las pruebas de orina y auto toma con la toma tradicional con espéculo, para el diagnostico de el VPH.
 
El plan nacional de prevención del cáncer de cuello uterino pretende reducir la mortalidad por esta patología a través de tres estrategias, principalmente: vacunación contra el VPH en adolescentes, detección temprana con citología vaginal y seguimiento de las pacientes diagnosticadas con VPH, ha manifestado el investigador de la Universidad de Cuenca.
 
Vega ha asegurado que los resultados en relación a la aceptabilidad de las pruebas de auto muestreo en mujeres de zona rural y a la sensibilidad y especificidad de las pruebas han sido muy buenos.
 
Se ha observado que estas técnicas tienen diferentes ventajas respecto al Papanicolaou, como la privacidad, ahorran tiempo de espera, más comodidad y generan menos dolor. Adicional, la sensibilidad y especificidad fue del 89 por ciento y 95 por ciento para la prueba de orina, y de 94 por ciento y 92 por ciento para la prueba de auto toma, ha detallado.
 
Al tener mayor capacidad de detección garantizan el diagnóstico”. De esta manera incluso se pueden espaciar las pruebas hasta los 5 años, ha enfatizado el galeno, quien ha considerado que estas técnicas ayudarían a que más mujeres accedan a un diagnóstico oportuno del cáncer de cuello uterino en el país, especialmente en el contexto de ruralidad.



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.