Edición Médica

Jueves, 09 de julio de 2020
15:12
Ecuador | Colombia
Salud Pública

OPERATIVO INTERINSTITUCIONAL
Confiscan más de 17 mil pruebas rápidas de CoVID19 con fecha de caducidad alterada
La Dirección Nacional de la Policía Judicial encontró a la empresa responsable de alterar alrededor de 6.000 pruebas listas para la venta
Viernes, 05 de junio de 2020, a las 11:06

Miles de pruebas decomisadas por alteraciones en su registro sanitario.


Redacción. Quito
Un operativo interinstitucional se llevó a cabo el 4 de junio de 2020, entre la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA), la Unidad de Delitos Aduaneros y Tributarios (UDAT) de la Policía Nacional y la Fiscalía General del Estado, donde se logró detectar miles de pruebas rápidas de CoVID19, las cuales se almacenaban y comercializaban en un inmueble de la parroquia de Calderón, ubicada al noreste de Quito.
 
De acuerdo con un comunicado de la ARCSA, en el lugar se han encontrado 17.700 pruebas rápidas con fecha de caducidad alterada, las cuales vencían este año y eran modificadas para ser utilizadas hasta el 2021, de igual forma las autoridades han evidenciado que el establecimiento no contaba con las condiciones adecuadas para el almacenamiento de los dispositivos médicos.

Fecha de caducidad alterada.

 

La acción ha dejado 5 ciudadanos detenidos para más investigaciones, mientras que las pruebas decomisadas han sido trasladadas a las bodegas de la Policía Judicial de Pichincha con el fin de efectuar los trámites correspondientes.
 
La ARCSA ha manifestado que se encuentra analizando la procedencia de las pruebas rápidas y los lugares donde fueron distribuidas, con el objetivo de emitir la alerta sanitaria y evitar su uso para prevenir perjuicios a los ciudadanos.
 
Por su parte, Pablo León, subdirector de la Dirección Nacional de la Policía Judicial también ha informado que, “de manera preliminar”, el operativo pudo evidenciar el manejo ilícito por parte de una empresa que se encargaba de alterar las etiquetas de aproximadamente 6.000 pruebas, las cuales estaban listas para ser distribuidas para su venta en la capital.
 
“Hacemos un llamado para que la ciudadanía evite comprar este tipo de productos (...). Existían algunas importaciones, pero esos datos los vamos a corroborar con Aduana, para saber cuántos de estos productos han ingresado para conocer cuántos se han vendido”, ha recalcado León.
 
Adicional a ello, la ARCSA ha reiterado que las pruebas rápidas para CoVID19 deben contar con el Registro Sanitario ecuatoriano correspondiente y únicamente podrán ser aplicadas en establecimientos autorizados por la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (ACESS), por lo que es necesario evitar la comprar de estos productos a través de redes sociales, ya que no se puede comprobar su origen y asegurar su calidad y eficacia.
 




Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.