Edición Médica

Lunes, 29 de noviembre de 2021
00:17
Ecuador | Colombia
Profesionales

ESTIMACIÓN DE LA OMS
Entre 80.000 y 180.000 trabajadores sanitarios habrían fallecido a causa de la COVID-19
Organismos internacionales piden acción para proteger mejor a los trabajadores de la salud y el cuidado
Viernes, 22 de octubre de 2021, a las 11:45
Jim Campbell, director del departamento de personal de salud de la OMS.

Jim Campbell, director del departamento de personal de salud de la OMS.


Redacción. Quito
La Organización Mundial de la Salud y sus socios han publicado un nuevo estudio que describe el impacto de la COVID-19 en los trabajadores sanitarios y “una mirada más cercana a las muertes”.
 
Este documento es un llamado urgente para que se tomen medidas concretas para proteger mejor a los trabajadores de la salud y el cuidado de todo el mundo contra el COVID-19 y otros problemas de salud.
 
El estudio muestra una situación preocupante  debido a un “gran número de trabajadores de la salud y el cuidado que habrían muerto a causa de la COVID-19 en el mundo, pero también porque una proporción cada vez mayor de la fuerza laboral sanitaria sufre agotamiento, estrés, ansiedad y fatiga”.
 
En Ecuador han fallecido 545 médicos y alrededor de 700 profesionales de la salud, según datos de la Federación Médica Ecuatoriana (FME).
 
La OMS ha estimado que entre 80.000 y 180.000 trabajadores de la salud y el cuidado de la salud podrían haber muerto por COVID-19 entre enero de 2020 y mayo de 2021, convergiendo a un escenario medio de 115.500 muertes. Estas estimaciones se derivan de los 3.45 millones de muertes relacionadas con COVID-19 notificadas a la OMS en mayo de 2021, un número por sí mismo considerado mucho más bajo que el número real de muertos (60 por ciento o más de lo que se informa a la OMS).
 
“Este documento de trabajo de la OMS proporciona un número marcado para estimular una mayor acción. No podemos permitirnos perder más trabajadores de la salud y el cuidado y nuestro mundo no se recuperará de la pandemia sin inversiones sostenibles a largo plazo en la fuerza laboral de la salud”, ha enfatizado Catherine Duggan, directora ejecutiva de la Federación Farmacéutica Internacional y uno de los varios miembros de la Alianza Mundial de Profesiones de la Salud se alió con la Declaración Conjunta.
 
Asimismo, los datos disponibles de 119 países sugieren que para septiembre de 2021, 2 de cada 5 trabajadores de la salud y el cuidado de la salud estaban completamente vacunados en promedio, con diferencias considerables entre regiones y grupos económicos.
 
Menos de 1 de cada 10 se ha vacunado completamente en las regiones de África y el Pacífico Occidental, mientras que 22 países, en su mayoría de ingresos altos, informaron que más del 80 por ciento de sus trabajadores de la salud y el cuidado están completamente vacunados. Algunos países grandes de ingresos altos aún no han comunicado datos a la OMS.
 
Tenemos la obligación moral de proteger a todos los trabajadores sanitarios, garantizar sus derechos y proporcionarles un trabajo decente en un entorno de práctica seguro y propicio. Esto debe incluir el acceso a las vacunas. Más allá de las vacunas , la recuperación económica y todas las nuevas inversiones en preparación y respuesta ante emergencias deben priorizar la educación y el empleo de los trabajadores de la salud y el cuidado, vinculándose con el Acelerador Global de Empleos y Protección Social del Secretario General de la ONU”, ha dicho Jim Campbell, director del departamento de personal de salud de la OMS.
 
El llamado mundial
 
En una declaración conjunta emitida esta semana, la OMS y sus socios han instado a todos los gobiernos de los Estados miembros y a las partes interesadas a fortalecer el seguimiento y la notificación de infecciones, enfermedades y muertes por COVID-19 entre los trabajadores de la salud y el cuidado.
 
También deben incluir el desglose por edad, género y ocupación como un procedimiento estándar, con el fin de permitir a los tomadores de decisiones y científicos la identificación e implementación de medidas de mitigación, que reducirán aún más el riesgo de infecciones y enfermedades.
 
La Declaración también insta a los líderes políticos y los responsables de la formulación de políticas a hacer todo lo que esté a su alcance para tomar decisiones normativas y de inversión que garanticen la protección de los trabajadores de la salud y el cuidado.
 
Por último, demandan garantizar un acceso equitativo a las vacunas para que los trabajadores de la salud y el cuidado tengan prioridad en la aceptación de las vacunas COVID-19.



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.