Edición Médica

Jueves, 20 de enero de 2022
06:30
Ecuador | Colombia
Profesionales

BASADA EN EVIDENCIA CIENTÍFICA
COVID-19: Médico ecuatoriano propone estrategia de aislamiento preventivo ante escasez de pruebas diagnósticas
Pide a la autoridad sanitaria actualizar y estandarizar los criterios de aislamiento
Jueves, 06 de enero de 2022, a las 17:24
Daniel Simancas, epidemilogo e investigador de la Universidad UTE.

Daniel Simancas, epidemiólogo e investigador de la Universidad UTE.


Jonathan Veletanga. Quito
Ante el limitado acceso a pruebas diagnósticas para COVID-19 en los servicios públicos de salud, la comunidad médica ecuatoriana ha empezado a realizar recomendaciones y propuestas para reducir la transmisión de la COVID-19 y de las variantes Ómicron y Delta.
 
Daniel Simancas, médico epidemiólogo y director de investigación de la Universidad UTE, ha propuesto un modelo de aislamiento preventivo para pacientes con COVID-19 confirmado y sospechoso. “Urge la estandarización de los criterios en medio de la escasez de test, el pánico y el desorden… Tomando en cuenta algunas de las recomendaciones de CDC, OMS, y algunos gobiernos. Una alternativa (mejorable) para manejo de casos COVID-19 podría ser la siguiente”, ha señalado en su cuenta de Twitter.

Simancas recomienda estos periodos de aislamiento.

 
Es una estrategia de aislamiento preventivo, que puede o no utilizar test diagnósticos. A través de educación efectiva en la comunidad, “promovemos que las personas se aíslen, ya que al no tener pruebas, no podemos comprobar que tienen COVID, pero tenemos alta sospecha porque esa persona tuvo contacto cercano con un positivo y quizá está presentando o no síntomas”, ha explicado Simancas, en entrevista con EDICIÓN MÉDICA.
 
A criterio del epidemiólogo, el asilamiento preventivo evita la multiplicación de los casos, pero además, hace que las personas tomen conciencia de que deben aislarse por un periodo de tiempo determinado, inclusive si no tienen recursos o acceso a pruebas diagnósticas, que es lo que pasa hoy en día.
   
“Una persona no se asilará por tantos días, así que hay que darles estrategias para que podamos recuperar a nuestros profesionales (de primera línea) y que la gente cumpla por lo menos 10 días de aislamiento, dependiendo de si está vacunado o no”, ha enfatizado.
 
¿Quiénes deben aislarse en este momento?
 
De acuerdo al planteamiento de Simancas, se recomienda aislamiento preventivo de 7 días, seguido por 3 días de uso estricto de doble mascarilla, a las personas vacunadas que han dado positivo para COVID-19. Así se obtiene un periodo de 10 días, que es la sugerencia de la mayoría de estudios. Este periodo también es recomendado para las personas sospechosas, que tuvieron contacto con un positivo.  
 
Para las personas COVID-19 positivo, pero que no se han vacunado, se recomienda  un aislamiento de 10 días, más 3 días con doble mascarilla. “Así cumplirían 13 días de aislamiento, que es casi cercano a la recomendación de la OMS, que se mantiene en 14 días”. Esta recomendación también se la da a las personas que no están vacunadas y que han tenido contacto con un positivo.
 
Por otro lado, ante la posibilidad de contagios masivos en personal sanitario y de primeria línea, este esquema permite recuperarlos tras un aislamiento de 5 días, seguidos de una prueba PCR negativa y el uso estricto de doble mascarillas por 5 días más.
 
“Me parece una estrategia que mezcla las directrices de los CDC, de la OMS y también junta el uso de doble mascarilla, que es un factor de seguridad muy importante en este momento… Es una alternativa que está basada en evidencia científica y que puede servir”, ha sostenido Simancas.
 
El galeno espera que el Ministerio de Salud Pública (MSP) actualice sus directrices de asilamiento preventivo (porque esto no ha sucedido desde el año pasado) y que la comunidad médica considere esta estrategia, ya que actualmente las personas siguen automedicándose, realizándose indiscriminadamente las pruebas diagnósticas y asistiendo a las labores rutinarias y reuniones, a pesar de haber tenido contacto con un positivo.   
 
“Esta estrategia funciona tanto para médicos, así como para empresas, personas y familias que hacen conciencia y se empoderan de la salud”, ha reiterado.    
 
Escasez de pruebas diagnósticas
 
Simancas ha sido crítico con la decisión del MSP de disponer que las pruebas diagnósticas para COVID-19 sean bajo prescripción médica en sus unidades. Es una medida “desesperada” y “anti técnica”, que se ha tomado debido a la falta de planificación y preparación frente a la explosión de la variante Ómicron. “No nos preparamos para ello, a pesar de que en todo el mundo ya veíamos lo que pasaba”.
 
La medida del MSP es reactiva y no facilita el acceso a las pruebas, de hecho, genera más aglomeración en las unidades operativas y expone a mayor riesgo de contagio a las personas, ha mencionado.
 


Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.