Edición Médica

Lunes, 29 de noviembre de 2021
01:11
Ecuador | Colombia
Profesionales

HOSPITAL CENTINELA
11 de 13 pacientes en UCI del Pablo Arturo Suárez, son personas sin vacuna contra la COVID-19
El Colegio de Médicos de Pichincha hace un llamado a la población ecuatoriana
Jueves, 11 de noviembre de 2021, a las 13:19
Vctor lvarez y Carlos Abad, mdicos.

Víctor Álvarez y Carlos Abad, médicos.


Jonathan Veletanga. Quito
El Colegio de Médicos de Pichincha (CMP) ha advertido que los casos de COVID-19 seguirán subiendo en el país por varias circunstancias, entre ellas, que hay alrededor de 6 millones de personas que todavía no han sido vacunadas contra la enfermedad y debido al relajamiento por parte de la población.
 
Víctor Álvarez, presidente del CMP, ha sido enfático en recordar que la pandemia no está controlada todavía, tanto en Ecuador como en el mundo entero, porque “el SARS-COV-2 es un virus comunitario y se encuentra en la comunidad”.
 
Por esta razón y ante la flexibilidad de medidas restrictivas, es fundamental que las personas (adultos, adolescentes y niños) mantengan las medidas de bioseguridad, el respecto y la disciplina. También es importante que se vacunen contra la COVID-19, completando el esquema de inmunización e incluso recibiendo la dosis de refuerzo cuando llegue su turno, ha destacado.
 
“Es momento de dar mayor énfasis a la prevención y promoción. Prevención: utilización de la vacuna; promoción: todas aquellas acciones en las cuales eduquemos y comprometamos a la comunidad a la aplicación de las medidas de seguridad. Hasta que haya una evidencia científica y hasta que las autoridades, los especialistas y los investigadores nos manifiesten que el país ha llegado a una situación de una aparente inmunidad de rebaño, todos debemos mantener las medidas de bioseguridad, y es deber del Estado proporcionar todos los elementos necesarios para que se cumpla esto”, ha enfatizado.
 
Situación de alerta
 
Según el CMP, los hospitales centinela han tenido un aumento en la demanda de camas de hospitalización y UCI por el incremento de casos de COVID-19. Si bien es un “aumento mínimo”, esta situación llama la atención porque la mayoría de personas que llegan a requerir estos servicios o que fallecen, son aquellas que no se han vacunado aún.
 
Por ejemplo, en este momento, en el Hospital Pablo Arturo Suárez de Quito, 14 de las 20 camas de hospitalización están ocupadas (todos con oxigenoterapia), mientras que 13 de las 15 camas UCI disponibles están con pacientes en estado reservado, de ellos 11 no son vacunados y 2 tienen una sola dosis. “La mayor parte de ellos son derivados de otras provincias”, ha informado Carlos Abad, médico de esta casa de salud.
 
Abad ha puntualizado que hasta la semana pasada (4 de noviembre) el hospital solo registraba 2 pacientes en Terapia Intensiva y 10 pacientes en hospitalización.
 
En este sentido, Álvarez ha enfatizado que las personas que no se vacunan tienen mayor riesgo de llegar a Cuidados Intensivos y morir. Pero si no fallecen tienen mucho riesgo de quedar con secuelas.
 
Por el contrario, la mayoría de personas vacunas desarrollan una sintomatología leve o moderada, también pueden ser asintomáticos, por lo que necesitan aislamiento y un manejo domiciliario, ha agregado.
 
Actualmente, los hospitales Enrique Garcés, Carlos Andrade Marín y Eugenio Espejo no tienen pacientes con COVID-19 hospitalizados, ya que todos los pacientes que llegan con la patología son referidos a hospitales centinela como Pablo Arturo Suárez o IESS Quito Sur.
 
Dosis de refuerzo
 
Sobre la tercera dosis o dosis de refuerzo, el presidente del CMP ha explicado a EDICIÓN MÉDICA que toda vacuna produce reacciones indeseables, que pueden ser leves, moderadas y graves.
 
Afortunadamente en el país (según información de los médicos) se están reportando reacciones leves y en algunos casos hasta moderadas, las cuales desaparecen en dos o tres días como máximo. Las más comunes son fiebre, dolor muscular y decaimiento. “No hemos tenido reporte de casos graves”, ha asegurado.
 
Estos efectos son menos graves que un proceso de enfermedad o una reacción a la presencia del virus (dados por el contagio) que puede llevarle a la muerte”, ha insistido el galeno, tras recalcar que la mayoría de vacunas necesitan un refuerzo. “Este refuerzo es importante porque el sistema inmunitario necesita que se le ayude”, ha insistido.
 
Por este motivo, ha pedido a las autoridades realizar una campaña de concientización y educación donde se informe sobre las bondades de la vacunación y el cruce de vacuna en la administración de la dosis de refuerzo.



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.