Edición Médica

Viernes, 04 de diciembre de 2020
08:31
Ecuador | Colombia
Latinoamérica

POR COVID19
Aumenta el tráfico de plasma sanguíneo a cambio de vacantes laborales en Bolivia
El acceso limitado a la Salud da cabida a adquisiciones ilícitas de sangre de personas recuperadas del nuevo virus
Miércoles, 24 de junio de 2020, a las 17:18

Tráfico de donaciones de sangre en Bolivia. Imagen referencial


Redacción. Quito
La donación voluntaria del plasma hiperinmune de quienes han logrado superar la CoVID19, ha sido una de las pocas esperanzas que el Ministerio de Salud y la mayoría de centros médicos, han adoptado como alternativa para el tratamiento de la enfermedad.
 
No obstante, este escenario ha sido la apertura para que el tráfico de donaciones de sangre sea más latente, pese a que la mayoría de donaciones es voluntaria, por lo que, las autoridades sanitarias han reconocido que existen “multiples transgresiones” en cuanto a incentivos para quienes pretendan donar su plasma sanguíneo, esto representaría una de las consecuencias colaterales de la desigualdad subyacente dentro del sistema de Salud.
 
Según medios locales, en Bolivia, una bolsa de 400 mililitros de plasma sanguíneo de una persona recuperada de la CoVID19, puede canjearse por un empleado, por el pago de deudas o por cantidades de dinero que van desde los 500 hasta los 3.000 dólares.
 
De igual modo, las autoridades han evidenciado en conferencias de prensa que, existen múltiples incentivos para que las personas puedan conferir su plasma, “muchas empresas y negocios ofrecen descuentos o regalos para clientes que hayan donado sangre. Al menos 2 universidades han anunciado que aceptarán alumnos sin tomar algún examen de ingreso, comprobando que hayan sido donantes”.
 
De acuerdo con varias investigaciones, personas de escasos recursos encontraron oportunidad en medio de la desesperación por sobrevivir a la enfermedad, puesto que se han creado las condiciones para un negocio ilegal que ha prosperado, con el fin de abastecerse del plasma sanguíneo, lo que podría ser sancionado hasta con 8 años de prisión.
 
Sin embargo, los reportes de las autoridades han denotado que las principales causas que distorsionan la donación voluntaria, se sintetizan en el “miedo convertido en pánico, a perder un familiar”, ya que la gente se ha inclinado por adquirir plasma sanguíneo ante el primer resultado positivo de CoVID19, sin conocimiento verídico del estado en el que pueda o no necesitar dicho tratamiento.
 
Asimismo, “el que tiene dinero o una empresa, ofrece un pago o un empleo a cambio del plasma. Hay quienes ofrecen 500 dólares y quienes llegan a pagar hasta 3.000. El que tiene una empresa le ofrece un empleo al potencial donante, si lo ve desempleado”, según lo han manifestado medios locales.
 
Es así que, la polémica en el servicio médico continua, debido al colapso en las Unidades de Cuidados Intensivos, una realidad que ya la han vivido muchos países afectados por la pandemia. En las ciudades bolivianas más afectadas por el nuevo virus, como Santa Cruz, Trinidad y Cochabamba, se ha constatado que existen reportes sobre personas que fallecen luego de haber recorrido varias casas de Salud sin encontrar un respirados que les permita sobrellevar la enfermedad.
 
Crítica situación en los bancos de sangre
 
La ciudad de Santa Cruz ha presentado solamente una máquina para realizar aféresis de plasma, según los profesionales de la Salud, “únicamente se ha logrado pasar 10 a 30 extracciones por día para responder a la emergencia, pero, aun así, no hay abasto para la extraordinaria demanda”.
 
Varias denuncias han revelado que el Ministerio de Salud no ha respondido a la petición para adquirir 2 máquinas más, “incluso si la donación de plasma es gratuita, cuando el receptor de la misma no tiene seguro médico debe pagar 3.200 bolivianos (unos 460 dólares) para acceder al banco de sangre”, han señalado las personas afectadas.
 
Médicos han señalado que, “es un servicio público, pero necesita cobrar este monto para reponer el dispositivo y las sustancias que usa para realizar la extracción. La suma sobrepasa en más de 100 dólares el salario mínimo del país”.
 
Dificultades para obtener un donante de sangre
 
Ciudadanos han manifestado que en los servicios públicos no entregan un documento en el que se registre que el resultado del examen haya sido positivo, al parecer, esto ocurre únicamente si la prueba se ha efectuado en el sistema de laboratorios privados, por ende, este “impedimento burocrático” ha complicado la obtención de donantes.
 
Por otra parte, el beneficiario del plasma deberá pagar el examen privado para verificar que el donante sea negativo al momento de la transfusión, puesto que las pruebas gratuitas que provee el Estado han sido en extremo escasas y costosas.




Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.