Edición Médica

Lunes, 27 de junio de 2022
16:41
Ecuador | Colombia
Empresas

FACTORES DE RIESGO
Se incrementa el diagnóstico de ojo seco en niñas y niños por el uso excesivo de dispositivos digitales
La especialista sugiere el descanso 20-20-20
Martes, 21 de junio de 2022, a las 12:49
El ojo seco es una condicin multifactorial.

El ojo seco es una condición multifactorial. Foto: bbmundo.


Jonathan Veletanga. Quito
En la actualidad es más usual que en la consulta oftalmológica las niñas y niños sean diagnosticados con síndrome del ojo seco, una condición multifactorial que se pensaba aparecía solo en los adultos. Hoy sabemos que no siempre es así.
 
La prevalencia de ojo seco es mayor en mujeres. Comúnmente se presenta a partir de los 50 años, no obstante, hoy en día se está observando un incremento de este síndrome en personas mucho más jóvenes, incluyendo infantes y adolescentes, ha explicado Leticia Orozco, professional affairs para Latinoamérica y el Caribe en Alcon, en diálogo con EDICIÓN MÉDICA.
 
Generalmente las personas tienen alguna molestia relacionada a ojo seco, como dolor, sensibilidad a la luz, lagrimeado excesivo, prurito, vista borrosa o enrojecimiento, que en muchas ocasiones asocian a otros factores, por ello no acuden a un especialista en Salud Visual. Esta situación se replica tanto en los adultos como en los niños.
 
Por esta razón, Orozco ha hecho un llamado de atención a los padres porque hoy más que nunca existe un factor de riesgo que está afectando la calidad de la visión desde la niñez: el uso excesivo y constante (en horas) de dispositivos electrónicos, como celulares, Tablets, televisores, computadores, videojuegos, entre otras pantallas.
 
Las condiciones de la pandemia de COVID-19 han profundizado y agravado este escenario, principalmente porque toda la Educación se volcó a la virtualidad, lo cual hizo que los niños y adolescentes tengan que pasar muchísimas horas ante las pantallas.
 
Es decir, hoy “los jóvenes y los niños están muchas más horas frente a dispositivos digitales, y eso también ha hecho que se incremente el ojo seco”. Por esta razón, hay que realizar prevención en este grupo poblacional, ha enfatizado Orozco.
 
En este contexto, hay que considerar otro dato: que la exposición constante a las pantallas está generando un cambio en la frecuencia de parpadeo, que es muy importante para mantener el ojo humectado, distribuyendo las lágrimas por toda la superficie ocular.
 
Si nos encontramos frente algún tipo de dispositivo digital, “inconscientemente dejamos de parpadear”, lo cual hace que no se lubrique completamente el ojo, puesto que se evapora muy rápido la lágrima, que está llena de componentes beneficiosos.
 
“Entonces, cuándo alguno de los componentes de la lágrima no está en cantidad o calidad adecuada, se evapora muy rápido y nos va a generar muchas molestias”, ha precisado.
 
Ante esto, Orozco ha recomendado tomar descansos cuando se tienen jornadas largas frente a los dispositivos digitales, con el fin de no afectar y estar conscientes del parpadeo. “Hay una regla que se llama ’20-20-20’. Cada 20 minutos debemos mirar a 20 pies (alrededor de 6 metros) durante 20 segundos”. Esto estimula la visión cercana y ayuda recordar que se debe parpadear, ha destacado.
 
¿Qué hacer frente a esta situación?
 
La principal recomendación de Orozco es acudir al especialista del cuidado visual para que haga una buena revisión de la lágrima y, de ser el caso, determine el tipo de ojo seco que padece, así como la severidad. Con esto se puede iniciar un tratamiento personalizado, con gotas lubricantes que protegen el tejido del ojo y restauran la lágrima. La revisión tiene que ser anual o antes de presentar algún síntoma.
 
También seguir estrictamente las indicaciones de tratamiento y no cambiar las gotas que fueron prescritas, porque cada una está indicada para el tipo de ojo seco.
 
Si los infantes ya tienen una consulta inicial, pero no siente alivio, deben regresar para que tengan un ajuste del tratamiento, con las nuevas alternativas de manejo que están disponibles en el mercado.
 
La ingesta de agua (entre 1 y 2 litros al día) y alimentos ricos en omegas y ácidos grasos también es muy importante.
 



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.