Edición Médica

Domingo, 25 de septiembre de 2022
08:37
Ecuador | Colombia
Avances

ALTERNATIVAS DE NUTRICIÓN
Ayuno Intermitente, una opción alimenticia
Este formato distribuye las comidas en dos grandes en lugar de cinco pequeñas.
Lunes, 19 de septiembre de 2022, a las 12:51

El formato más común es el famoso 16:8 esto quiere decir, no comer durante 16 horas.


Redación.Quito
Un atleta trata de siempre ser mejor y en la actualidad es muy importante la nutrición. Si se le echa la gasolina correcta al motor, es muy probable que la máquina funcione bien, pero se puede entrenar como jugador de elite, pero si no se ingieren los alimentos de manera correcta, es probable que no logren los resultados esperados.

Obviamente, esto conlleva muchos sacrificios y muchísimas maneras de entender la manera de nutrir el cuerpo. El ayuno intermitente es una manera de atacar una necesidad de contenido calórico y de ayudar al cuerpo a recuperarse.

Es buena idea descargar betcris android porque ahí pueden hacer apuestas en su deporte favorito con los más altos momios y de la manera más segura. Hacer de tu experiencia más divertida es una buena opción y se puede hacer en ese link.

Sus Beneficios

El ayuno intermitente tiene muchos beneficios, desde físicos hasta mentales. La idea principal de este formato es facilitar la manera de comer del atleta para que distribuya sus comidas en dos grandes en lugar de cinco pequeñas.

Esto no quiere decir que esto sea lo mejor. Cada atleta tiene necesidades distintas, pero la facilidad de tener una comida más grande es muy atractiva, pues no se está pensando en comer cada 6 horas y en el ayuno, pues es una ventana de 8 horas donde se puede comer lo que sea, siempre y cuando esté bien cuidado.

Obviamente, eso satisface mucho más a los atletas que se llenan con comidas más consistentes y grandes. Los entrenamientos no están diseñados para comer pequeñas porciones que lo único que hacen es dejar con hambre a la persona.

Otro de sus beneficios, es que los niveles de insulina en la sangre se nivelan y caen, significativamente y esto ayuda a la quema de grasa. También la hormona de crecimiento aumenta y esto ayuda a la construcción de músculo.

Sin grasa y con buen músculo, el atleta se vuelve fuerte y con mucha más resistencia. La reparación muscular también sufre muchísimos beneficios con el ayuno intermitente. Esto se da con la autofagia, el cuerpo consume las células muertas y las reutiliza, haciendo que sea más eficiente. Esta autofagia ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer o el Alzheimer.

En la parte cerebral presenta en un par de cosas muy interesantes. La primera es que facilita la rutina, al no tener que pensar en desayunar, se vuelve mucho más productivo, o quizás hasta se puede descansar un poco más. Quita una preocupación más y para muchas personas es ideal ocuparse de otras cosas en la mañana. Aparte, muchos estudios señalan que no a todo mundo le da hambre en la mañana, así que se les hace más fácil dejarlo.

La segunda, es quizás la más importante. El ayuno intermitente ayuda a mejorar las funciones cerebrales. Al reducir la inflamación, los niveles de azúcar en la sangre y la insulina, se pueden generar nuevas células nerviosas en el cerebro.

Esto es bueno porque puede ayudar a combatir la depresión y además los problemas de química cerebral que afectan día a día. Al hacer al cerebro más resistente, pues de alguna manera se protege de un accidente cardiovascular que a veces pasan factura al cerebro.

Otro beneficio es que puede extender la vida. Estudios demostraron que las personas que practican este formato alimenticio han subido su vida dos días en promedio. Básicamente, se ha demostrado que los beneficios son bastantes, pero el ayuno no es para todos.

Formato complicado

Pasar 16 horas sin comer puede sonar complicado para muchos. Son muchísimas horas sin comer y solo bebiendo agua o cosas sin calorías. Nuestro cerebro está acostumbrado a comer y le manda señales al cuerpo para que coma.

El hambre es una manifestación no muy agradable y no desayunar puede afectar el humor de muchas personas que no pueden iniciar su día sin algo en el estómago.

Muchas personas inician el ayuno a las 10 de la noche y como duermen, pues no comen. Se brincan el desayuno y vuelven a comer a las 12 del día. Esto puede sonar complicado, pero es un método muy eficaz.

En un estudio se demostró que el 45 por ciento de las personas que intentaron hacerlo, fallaron porque les daba muchísima hambre y lo rompían antes de cumplir sus 16 horas. Un porcentaje muy alto de las personas ha comentado que no es fácil, no es para cualquiera.

Este formato también no es recomendable para personas con ciertas enfermedades. Entonces, antes de iniciar el ayuno, es importante hablar con un médico para saber si es lo más indicado para el paciente.

Al final es responsabilidad de cada uno

Las dietas están comprobadas que no funcionan. Siempre hay rebote, este es un formato que su idea principal es ser sustentable, algo que se pueda sostener por la mayoría de la vida y se vuelva costumbre.

El cuerpo necesita calorías para subir o bajar de peso y funcionar. En el ayuno intermitente está limitando a ciertos momentos del día para la ingesta de calorías, para acumularlas y tener comidas más grandes.

Pero esto no quiere decir que se pueda comer lo que se quiera. Si se supera su límite calórico y se hace ayuno, es posible que muchos de los beneficios de la perdida de grasa y de nivel de insulina no se alcancen porque el cuerpo trabaja en un surplus calórico.

Es sencillo, si se consume más calorías de las que se necesitan, se sube de peso no importando la dieta o formato que se siga.

Si se sigue el ayuno es responsabilidad de la persona hablar con el nutriólogo y planear perfectamente cada comida y lo más importante calcular el contenido calórico necesario para poder hacerlo de una manera correcta y segura.

El formato más común es el famoso 16:8 esto quiere decir, no comer durante 16 horas y tener una ventana de 8 horas donde se consume la comida que se necesite. Hay muchas más opciones, comer 20:4 que son 20 horas de ayuno y 4 horas de comida o 12:12 que solo se come cada 12 horas.

La idea es básicamente la misma, la flexibilidad de este formato lo está haciendo muy popular entre la gente común y atletas de alto rendimiento. La facilidad de comer de manera un poco más abundante y los beneficios de la salud comprobados, este haciendo del ayuno algo más común entre los jóvenes.

Para los atletas no es causa de baja energética durante los entrenamientos. Siempre y cuando el consumo calórico sea el ideal, no hay ningún inconveniente.

Siempre hay que consultar al nutriólogo o médico para iniciar un formato alimenticio así, pero al final no es como se haga, sino las calorías que se consuman. Si se consume menos de lo que se necesita se entra en un déficit y pierde grasa, pero se sentirá debilidad, así que hay que afinarlo un poco, pero si se come más de lo que necesita, se entra en surplus y aunque se esté satisfecho, se subirá de peso y no se obtendrá los beneficios del ayuno.

Este formato tiene muchos beneficios, pero hay que tener toda la información para poder tomar una decisión correcta.




Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.