Edición Médica

Sábado, 13 de abril de 2024
10:37
Ecuador | Colombia
Avances

SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA
Alerta por aumento de circulación de chikungunya en 5 países de las Américas
En lo que va del año ya se reportan más de 215.000 casos en la región, según datos de OPS
Viernes, 05 de mayo de 2023, a las 12:31
El chikungunya es una enfermedad transmitida por la picadura de mosquitos Aedes hembra infectados con el virus.

El chikungunya es una enfermedad transmitida por la picadura de mosquitos Aedes hembra infectados con el virus.


Redacción. Quito
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha advertido que los casos de chikungunya en la región de las Américas ya superan los 215.000 en lo que va del 2023, por ello expertos se han reunido en un Webinar para revisar métodos de control del vector de la enfermedad, factores que facilitan su propagación y apoyo a los países para hacer frente a un número creciente de casos.
 
El chikungunya es una enfermedad transmitida por la picadura de mosquitos Aedes hembra infectados con el virus chikungunya. El síntoma más común es la aparición brusca de fiebre, a menudo acompañada de dolor en las articulaciones que suele durar dos semanas. Si bien la mortalidad por la enfermedad es baja, algunos pacientes experimentan un dolor debilitante que puede durar hasta 6 meses, lo que afecta la capacidad de una persona para moverse, trabajar y cuidar de sí misma o de los demás.
 
En 2023 se ha detectado un aumento de la circulación de chikungunya en cinco países de las Américas, superando con creces las cifras del mismo período en años anteriores. En los primeros cuatro meses de este año, se han notificado más de 215.000 casos.
 
Lo que vemos este año son cambios en magnitud y tiempo. La epidemia es mucho más temprana y con más casos que en los últimos años”, ha dicho Thais dos Santos, asesora de Vigilancia y Control de Enfermedades Arbovirales de la OPS/OMS, durante el seminario web EPI-WIN de la Organización Mundial de la Salud (OMS): Chikungunya – Experiencias de la respuesta actual al brote en las Américas.
 
Por ahora el país más afectado es Paraguay, que ha registrado la peor epidemia de su historia con 138.730 casos. Le sigue Brasil con 78.643 casos; Argentina y Uruguay también han reportado transmisión local por primera vez en 2023; Bolivia ha notificado altos niveles de transmisión tanto de chikungunya (1.150 casos), de dengue (116.224 casos) y otra enfermedad transmitida por el mismo mosquito, según datos de la OPS.

Casos confirmados de chikungunya en 2023. Fuente OPS.

 
En este sentido, los expertos han detallado que el cambio climático es uno de los factores que contribuyen a la propagación del chikungunya. Las temperaturas inusualmente altas, las lluvias anticipadas o aumentadas y la humedad resultante han llevado a los mosquitos Aedes a estar presentes en áreas donde antes no podían sobrevivir.
 
“Tramos más prolongados de períodos más cálidos en el sur de las Américas han permitido que el mosquito prospere en lugares donde antes no lo hacía”, ha señalado Dos Santos.
 
Asimismo, la urbanización creciente y no planificada puede estar impulsando su propagación, ya que Aedes prefiere entornos urbanos y cálidos, buscando lugares de agua dentro de los hogares, como recipientes para plantas o jarrones, para reproducirse.
 
También las restricciones de movimiento durante la pandemia de COVID-19 pueden haber tenido un impacto en los métodos de control de vectores, limitando actividades como las visitas de control domiciliario para eliminar los criaderos, junto con la resistencia a los insecticidas. 
 
Vacunas contras chikungunya
 
La OPS ha informado que hay 7 vacunas contra el chikungunya en desarrollo, 3 en ensayos clínicos de fase 3, pero actualmente no existe una vacuna aprobada ni un tratamiento específico para la enfermedad.
 
Por ahora, la mejor protección es evitar las picaduras de mosquitos. Las medidas recomendadas incluyen la aplicación de insecticidas, el uso de mosquiteros y la exterminación de los criaderos de mosquitos.
 
Debemos involucrar a las comunidades, identificar la ecología local de los mosquitos y los puntos críticos, y desarrollar un plan y una estrategia de control”, ha enfatizado Thomas Scott, profesor emérito de Entomología y Mematología de la Universidad de California Davis. 
 
La vigilancia de enfermedades también es fundamental, sobre la base de las lecciones aprendidas de la pandemia de COVID-19 en los últimos tres años, ha precisado la OPS.
 




Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.