Edición Médica

Sábado, 13 de abril de 2024
11:22
Ecuador | Colombia
Avances

DIVERSAS PERSPECTIVAS
¿Qué es la reducción de daño en tabaquismo?
Durante los últimos años se ha generado mucha evidencia con respecto al tema
Viernes, 31 de marzo de 2023, a las 14:06
Pese a los avances en la actualidad hay ms de 1.000 millones de fumadores en el mundo.

Pese a los avances en la actualidad hay más de 1.000 millones de fumadores en el mundo.


Redacción. Quito
El tabaquismo y sus consecuencias causan un alto número de muertes y enfermedades crónicas a nivel mundial, a la vez generan grandes costos sanitarios y sociales, por ello todos los años se promueven e implementan políticas públicas y diferentes estrategias para controlar y prevenir el consumo de productos de tabaco.
 
Las medidas de control de tabaco para prevenir la iniciación y fomentar la cesación han contribuido con una disminución del 6.7 por ciento de fumadores desde el año 2000. Sin embargo, a pesar de este avance, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), hoy en día existen más de 1.000 millones de fumadores en el mundo y no se espera que este número se modifique considerablemente en el futuro.
 
En ese sentido, están ganando terreno nuevos productos que contienen tabaco y nicotina como los cigarrillos electrónicos, dispositivos de tabaco calentado, vapeadores, etc., y con estos productos el concepto de reducción del daño en tabaquismo ha tomado fuerza. Este enfoque tiene diversas opiniones entre los organismos internacionales de salud, comunidad científica y sociedades médicas. ¿Qué dicen?
 
Básicamente, la reducción del daño en tabaquismo es un enfoque de intervención para tratar el consumo de tabaco mediante el uso de productos libres de humo (productos que no usan combustión), los cuales podrían ser menos nocivos que los cigarrillos convencionales.
 
Según una revisión sistemática publicada a finales del 2022 por Cochrane, algunas personas que fuman utilizan los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar o reducir el consumo de tabaco. Para conocer si es una estrategia eficaz, se analizaron 78 estudios que incluyeron a 22.052 adultos fumadores y se compararon los cigarrillos electrónicos con los tratamientos de reemplazo de nicotina (TRN), vareniclina, cigarrillos electrónicos sin nicotina y cigarrillos electrónicos con nicotina.
 
¿Qué concluyó la revisión sistemática de Cochrane? Que “existe evidencia de certeza alta de que los cigarrillos electrónicos con nicotina aumentan las tasas de abandono en comparación con el TRN y evidencia de certeza moderada de que aumentan las tasas de abandono en comparación con los cigarrillos electrónicos sin nicotina. La evidencia que compara los cigarrillos electrónicos con nicotina con la atención habitual o ningún tratamiento también indica un efecto beneficioso, pero la certeza es menor. Se necesitan más estudios para confirmar la magnitud del efecto”.
 
En esta línea, investigadores de la Universidad Penn State College of Medicine han publicado un estudio en agosto de 2022, que sugiere que “los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a las personas a disminuir su dependencia de los cigarrillos combustibles sin aumentar su dependencia general de la nicotina”.
 
El vapeo
 
Una investigación y análisis sobre “vapeo de nicotina en Inglaterra”, publicada en 2022 por Public Health England (PHE) y la Oficina para la Mejora y Disparidades en la Salud (OHID) del Reino Unido, ha encontrado que los productos de vapeo son la ayuda más común utilizada en un intento de dejar de fumar; que vapear representa una pequeña fracción del riesgo de fumar, ya que es al menos un 95 por ciento menos dañino que fumar al menos a corto y mediano plazo.
 
“Esto no significa que vapear esté libre de riesgos, particularmente para las personas que nunca han fumado. Esta magnitud de riesgo relativo entre vapear y fumar no se refleja en las percepciones públicas actuales que, como ha demostrado nuestra revisión, pueden verse influenciadas por las intervenciones”, ha concluido la investigación.
 
Al respecto, Christian Luna, director médico del Tulay Lingap Ni Padre Pio Surgicenter, ha considerado que los productos de vapor son alternativas menos dañinas que pueden ayudar a acabar con el uso de los cigarrillos, por lo que ha sugerido “regular y no prohibir las alternativas a los cigarrillos que han demostrado ser menos dañinas, ya sea un parche de nicotina, un chicle de nicotina, productos de vapor o productos de tabaco calentado”.
 
De manera similar, en una respuesta al editor del artículo “¿Deberían autorizarse los cigarrillos electrónicos como medicamentos?, publicada en enero de 2022 en el British Medical Journal, investigadores de la Universidad de Tel Aviv han señalado que “es imperativo que, como sociedad, ofrezcamos mejores formas de ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Es hora de respaldar los cigarrillos electrónicos como dispositivos para dejar de fumar, con el fin de evitar algunos de los mil millones de muertes que se esperan por el consumo de tabaco en este siglo”.
 
*Entre Itabsa y Edición Médica existe un acuerdo comercial para esta publicación.



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.