Edición Médica

Domingo, 24 de octubre de 2021
03:25
Ecuador | Colombia
Consentimiento Informado
Propagación del coronavirus: mitos, realidades y prevención


Jueves, 25 de febrero de 2021, a las 18:31
*Nathaly Stacey, coordinadora y responsable del Consentimiento Informado en Ecuador del despacho jurídico Ds Legal Group

Se cree que la principal forma de propagación del virus es por el contacto cercano con una persona infectada, pese a que esta pueda no presentar síntomas, pues la vía más común de contagio es la aérea. Si bien aún seguimos aprendiendo sobre el virus, tenemos hoy por hoy la certeza de que su propagación es más eficaz que la del del virus de la influenza, pero menos que la del sarampión.

La infección ocurre principalmente a través de gotas o aerosoles respiratorios cuando una persona infectada habla, tose, grita o ríe y estas son inhaladas por una persona sana. Estas gotas se depositan en las membranas mucosas que revisten el tracto respiratorio.

Estas mismas gotas pueden quedar suspendidas en el aire por varios minutos y pueden contagiar a una persona que no haya estado en contacto cercano con el portador del virus, es lo que se conoce como “transmisión por aire”, aunque este tipo de propagación es más común que suceda en espacios cerrados sin buena ventilación.

También es posible, aunque menos común, el contagio mediante el contacto con superficies contaminadas con aerosoles respiratorios, ya que estos se pueden depositar sobre cualquier superficie, donde las personas podrían colocar sus manos y contagiarse al tocar su nariz, boca u ojos, se cree hasta ahora que es el mecanismo menos frecuente de contaminación y la manera más fácil de prevenirlo es el correcto lavado y desinfección de las manos.

No existe, actualmente, evidencia de que el coronavirus se pueda transmitir a través de alimentos cocinados, en cuanto a los crudos, con o sin coronavirus, la recomendación siempre es lavarlos previo a su consumo con agua potable.

Si bien hay casos reportados de animales domésticos como perros y gatos infectados, la probabilidad de que estos infecten a sus dueños hasta el momento se considera baja y no existen datos probatorios de que sea posible.

En cuanto a su prevención, la nueva realidad nos obliga a adaptarnos, no podemos vivir aislados completamente de la sociedad; sin embargo, hay que tener en cuenta que la mayor incidencia de casos reportados en otros países se da en reuniones con nuestros “círculos de confianza” donde nos olvidamos de las medidas básicas de prevención que son, el distanciamiento social y el uso de mascarilla.

La recomendación principal es que las reuniones deben llevarse a cabo al aire libre o en zonas bien ventiladas, con grupos pequeños de gente y por cortos periodos de tiempo. Si decidimos salir de casa es preferible acudir a lugares con espacios al aire libre, donde no haya aglomeraciones de gente y donde se perciban buenas medidas de seguridad.
MÁS ARTÍCULOS