Edición Médica

Martes, 22 de junio de 2021
21:48
Ecuador | Colombia
Consentimiento Informado
La importancia de la educación en derecho sanitario


Viernes, 11 de junio de 2021, a las 09:56
* Nathaly Stacey, coordinadora y responsable del Consentimiento Informado en Ecuador del despacho jurídico Ds Legal Group

En España se llevó a cabo un estudio en el año 2011 entre 26.000 profesionales médicos, donde se observó que en el año 2007 se abrieron un total de 352 siniestros, mientras en 2011 se alcanzó la cifra de 660 siniestros. Esto confirmó que las reclamaciones de responsabilidad civil profesional al colectivo de médicos y dentistas se duplicaron en cuatro años.
 
Tras la aprobación del Código Orgánico Integral Penal en el año 2013, hemos visto como en nuestro país año a año la incidencia de reclamaciones contra profesionales de la salud aumenta, es así como en el año 2017 se contabilizaron menos de 100 casos, mientras que en el año 2020 bordeamos los 170 y en lo que corre del 2021 estamos cerca de los 120 en apenas medio año.
 
Esto nos da una clara guía sobre que en nuestro país la tendencia, al igual que en España, se mantiene al alza y esto ha dado origen a términos que para muchos médicos son nuevos, como, por ejemplo, el derecho sanitario.
 
El derecho sanitario es una disciplina naciente como consecuencia de la interacción entre el mundo jurídico y el mundo médico. Esta interrelación se expresa en múltiples facetas entre las que cabe destacar la organización administrativa de los centros sanitarios y el alcance de la protección de los profesionales de la salud frente a reclamaciones de aparentes malas prácticas.
 
Sin embargo, aquí es donde se presentan las primeras dificultades ya que las diversidades en el ejercicio de la Medicina en los diferentes sistemas sociales dificultan la consonancia de una disciplina el respecto, además que los médicos desconocemos por completo todo lo que el derecho sanitario involucra, lo cual dificulta aún más esta consonancia.
 
Es por este mismo motivo, por el que cada día se hace más evidente que los médicos deberíamos ser formados en derecho sanitario desde nuestras escuelas de Medicina, con la finalidad no solo de saber cómo cuidarnos en caso de recibir una reclamación, de proteger nuestras instituciones de salud, o inclusive de protegernos de gente sin escrúpulos quienes aprovechan este desconocimiento para ofrecernos defensas que terminan siendo todo lo contrario, sino con el objetivo de trabajar junto a los expertos en derecho, quienes jamás podrán entender todo lo que el ejercicio de la Medicina involucra, dejándonos a expensas de decisiones tomadas sin el conocimiento científico que envuelve la atención de cada uno de nuestros pacientes.

No existe una defensa más poderosa que el conocimiento sobre las distintas situaciones con las que puede verse afectada nuestra práctica diaria.
 

MÁS ARTÍCULOS