Edición Médica

Lunes, 20 de septiembre de 2021
14:49
Ecuador | Colombia
Responsabilidad Jurídica
Consecuencias de ubicar a personal sanitario sin especialidades requeridas en áreas covid


Viernes, 27 de agosto de 2021, a las 16:39
*Barbara Martínez, abogada del despacho jurídico DS Legal Group

La pandemia ha sido un reto a nivel mundial para los sistemas de salud, ya que se han tenido que fortalecer y ampliar sus servicios para intentar frenar las olas de contagio y así mitigar la crisis sanitaria. Entre las medidas tomadas para fortalecer el sistema de salud en nuestro país estuvieron las de crear y adoptar infraestructuras para recibir pacientes COVID, así mismo aumentar el personal sanitario y ubicar médicos con especialidades no afines a este virus para que actúen en primera línea, lo cual genero ciertas consecuencias.

Ante la escasez de especialistas en medicina crítica, neumología, terapia intensiva, entre otras, y por la gran demanda que existía, se ubicó a médicos con otras especialidades en la atención de pacientes COVID. Las especialidades en mención requieren de un entrenamiento riguroso, no solo por la parte académica, sino que se tiene que lidiar con una carga emocional alta y guardias extenuantes; sin embargo, la vocación de servicio de nuestro personal de salud ha sido inquebrantable. Como consecuencia, nuestro personal sanitario lidia con un estrés crónico, ansiedad, agotamiento mental y muchos reconocen necesitar ayuda psicológica. Además, no han contado con la protección y fármacos necesarios para afrontar la pandemia, lo que llevó a que muchos médicos lamentablemente fallecieran, aumentando el déficit de especialistas y creando más agobio entre el personal sanitario.

Los médicos que no pertenecían a las áreas de emergencia, terapia intensiva o de hospitalización, por la necesidad que existía, tenían que cumplir turnos de inclusive 24 horas, debido a la crisis sanitaria y a la falta de recursos por parte del Estado, creando así conflictos en el ámbito laboral con respecto a sus remuneraciones, ya que estaban ejerciendo competencias y funciones que no se encontraban dentro de sus contratos y su ámbito de especialidad. Además, existen actualmente trabas e incumplimientos a los otorgamientos de los nombramientos definitivos al personal que prestó sus servicios profesionales durante la emergencia sanitaria, conforme la Ley Humanitaria, creando así una inestabilidad laboral que ha obligado a los médicos a interponer acciones legales.  

Como ya es conocido, en el ejercicio de la Medicina existen altos índices de reclamaciones por parte de los pacientes o familiares, debido a las facilidades que otorga nuestro ordenamiento jurídico de denunciar o demandar supuestas malas prácticas médicas. En el caso de los pacientes COVID no ha sido la excepción, inclusive incrementaron los reclamos, debido a la alta tasa de personas que han fallecido a causa del virus, por lo que los familiares lo asociaban a una negligencia por parte del personal sanitario. Inclusive, a pesar de llevar varios meses conviviendo con el virus, no se ha establecido un tratamiento específico y ante la ola de contagios y la escasez de especialistas afines, se debe acudir a otros especialistas para que brinden atención, pero esto no denota una falta al deber objetivo de cuidado, lo cual es lo más importante demostrar dentro de una reclamación de índole sanitario.

En conclusión, el personal de primera línea, ya sean especialistas afines o no al coronavirus, han tenido y todavía mantienen un sinfín de retos y consecuencias a los cuales deben enfrentarse para controlar la crisis sanitaria que nos agobia a nivel mundial, y seguir siendo los grandes héroes de esta historia.