Edición Médica

Domingo, 25 de octubre de 2020
12:02
Ecuador | Colombia
Salud Pública

INFORME GLOBAL
OMS alerta sobre 'impacto devastador' de la CoVID19 en los servicios de salud mental
Existe una interrupción generalizada en el asesoramiento, la psicoterapia y el acceso a medicamentos
Lunes, 05 de octubre de 2020, a las 11:49
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.


Redacción. Quito
Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS)  ha alertado que la CoVID19 ha interrumpido y detenido los servicios críticos de salud mental en el 93 por ciento de los países de todo el mundo, mientras que la demanda de salud mental está aumentando.
 
Una encuesta realizada en 130 países de las seis regiones de la OMS, incluyendo a Ecuador, ha proporcionado los primeros datos globales que muestran el “impacto devastador de la CoVID19 en el acceso a los servicios de salud mental”. Por este motivo, hace un llamado a la necesidad urgente de un mayor financiamiento.
 
Acceda al informe de la OMS: https://bit.ly/30zU4Up.
 
“Una buena salud mental es absolutamente fundamental para la salud y el bienestar en general. La CoVID19 ha interrumpido los servicios esenciales de salud mental en todo el mundo justo cuando más se necesitan. Los líderes mundiales deben actuar con rapidez y decisión para invertir más en programas de salud mental que salvan vidas, durante la pandemia y más allá”, ha sostenido el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.
 
Existen consecuencias directas e indirectas de la CoVID19 en las condiciones de salud mental, lo que lleva a un aumento en la demanda de servicios. Además, los sistemas de salud de todo el mundo enfrentan desafíos, que han generado una disrupción de prestación de servicios esenciales, especialmente para las poblaciones más vulnerables.
 
Gastar el 2 por ciento de los presupuestos nacionales de salud en salud mental no es suficiente. Los donantes internacionales también deben hacer más: la salud mental todavía recibe menos del 1 por ciento de la ayuda internacional destinada a la salud”, ha manifestado Tedros.
 
El duelo, el aislamiento, la pérdida de ingresos y el miedo desencadenan problemas de salud mental o agravan los existentes. Muchas personas pueden estar enfrentando mayores niveles de consumo de alcohol y drogas, insomnio y ansiedad. La CoVID19 en sí mismo está asociado con complicaciones neurológicas y mentales, como delirio / encefalopatía, agitación, accidente cerebrovascular, insomnio, pérdida del sentido del gusto y el olfato, ansiedad, depresión y síndrome de Guillain-Barré. Además, los trastornos de MNS preexistentes aumentan el riesgo de enfermarse gravemente o de morir, o de tener a largo plazo complicaciones debidas a la infección por SARS-CoV-2, por ejemplo, las personas con demencia tienen una mayor susceptibilidad a la enfermedad y mayores tasas de muerte asociadas, ha señalado la OMS.
 
Si bien el 70 por ciento de los países han adoptado la telemedicina o la teleterapia para superar las interrupciones de los servicios en persona, existen importantes disparidades en la aceptación de estas intervenciones.
 
Más del 80 por ciento de los países de ingresos altos han informado haber implementado la telemedicina y la teleterapia para cerrar las brechas en la salud mental, en comparación con menos del 50 por ciento de los países de ingresos bajos, según el informe.
 
Más resultados de la encuesta
 
La encuesta realizada entre junio y agosto, ha evaluado cómo ha cambiado la prestación de servicios mentales, neurológicos y por consumo de sustancias debido a la CoVID19, los tipos de servicios que se han interrumpido y cómo los países se están adaptando para superar estos desafíos.
 
El principal hallazgo es una interrupción generalizada de muchos tipos de servicios críticos de salud mental. Más del 60 por ciento de los países ha informado de interrupciones en los servicios de salud mental para personas vulnerables, incluidos niños y adolescentes (72 por ciento), adultos mayores (70 por ciento) y mujeres que requieren servicios prenatales o posnatales (61 por ciento).
 
El 67 por ciento ha señalado interrupciones en el asesoramiento y la psicoterapia, 65 por ciento a servicios críticos de reducción de daños, y el 45 por ciento al tratamiento de mantenimiento con agonistas para la dependencia de opioides.
 
Más del 35 por ciento ha indicado sobre interrupciones en las intervenciones de emergencia, incluidas aquellas para personas que experimentan convulsiones prolongadas, síndromes severos de abstinencia por uso de sustancias, y delirio, a menudo un signo de una afección médica subyacente grave.
 
El 30 por ciento ha detallado acerca de interrupciones en el acceso a medicamentos para trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias. Alrededor de las tres cuartas partes informaron al menos interrupciones parciales de los servicios de salud mental en la escuela y el lugar de trabajo (78 y 75 por ciento, respectivamente).
 
Aunque el 89 por ciento de los países han informado en la encuesta que la salud mental y el apoyo psicosocial son parte de sus planes nacionales de respuesta a la CoVID19, solo el 17 por ciento de estos países tienen fondos adicionales completos para cubrir estas actividades.
 
La OMS ha emitido orientación a los países sobre cómo mantener los servicios esenciales, incluidos los servicios de salud mental, durante la pandemia. Asimismo, ha recomendado a los países que asignen recursos a la salud mental como un componente integral de sus planes de respuesta y recuperación.
 
También ha instado a los países a monitorear los cambios y las interrupciones en los servicios para que puedan abordarlos según sea necesario.



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.