Edición Médica

Martes, 22 de junio de 2021
22:33
Ecuador | Colombia
Salud Pública

ESTRATEGIAS PREVENTIVAS
Identifican un algoritmo que predice el riesgo de problemas cardíacos graves
Una persona puede ser mayor o menor de lo que pensaba
Miércoles, 02 de junio de 2021, a las 14:15
Francisco Lpez Jimnez, Mayo Clinic.

Francisco López Jiménez, Mayo Clinic.


Redacción. Quito
Un estudio de electrocardiogramas mediados por inteligencia artificial ha descubierto que la diferencia entre edad numérica y edad biológica afecta considerablemente la salud y la longevidad, así lo han informado los investigadores de Mayo Clinic en Estados Unidos.
 
Los investigadores han podido identificar diferencias entre los años cumplidos por una persona y la edad biológica pronosticada por un electrocardiograma (ECG) mediado por inteligencia artificial y con ello tener una perspectiva medible de la edad y la longevidad.
 
La edad biológica corresponde al estado funcional de los órganos. Es decir, una persona joven puede tener órganos con un desempeño de alguien con mayor edad, o viceversa. La edad numérica es la que cuenta la cantidad de años que una persona ha vivido de manera numérica desde su nacimiento.
 
Según se ha informado, el modelo de inteligencia artificial ha pronosticado con exactitud la edad de la mayoría de los sujetos, con una diferencia promedio de 0,88 años entre la edad del ECG y la real. Sin embargo, varios sujetos mostraron una diferencia más grande y en el ECG, dieron la impresión de ser bastante mayores o menores, ha informado a EDICIÓN MÉDICA el hospital estadounidense.
 
Según los investigadores, la probabilidad de morir durante el seguimiento fue mucho mayor entre quienes daban la impresión de tener más edad en el ECG, comparado con quienes mostraban una edad similar entre el ECG y los años cumplidos o edad cronológica. La relación fue todavía más fuerte en cuanto a predecir la muerte a consecuencia de una enfermedad cardíaca. Por el contrario, quienes tenían menor diferencia de edad, o sea que el ECG los consideraba más jóvenes, corrían menos riesgo.
 
“Los resultados validan y amplían nuestras observaciones anteriores respecto a que aplicar la inteligencia artificial para obtener la edad en el ECG puede detectar un envejecimiento acelerado, ya que prueba que quienes son mayores de lo esperado en este examen mueren antes, especialmente a consecuencia de enfermedades cardíacas. Se sabe que la tasa de mortalidad es una de las mejores maneras de medir la edad biológica y nuestro modelo así lo comprueba”, ha señalado Francisco López Jiménez, director de Cardiología Preventiva de Mayo Clinic e investigador principal del estudio.
 
López Jiménez ha detallado que en el estudio se ajustaron datos a fin de considerar varios factores estándar de riesgo, “la relación entre la diferencia de edad y la mortalidad cardiovascular fue aún más pronunciada. Los sujetos que en el ECG parecían ser mayores que su edad real tenía el riesgo más alto, incluso después de tomar en cuenta enfermedades que pronosticarían su supervivencia, mientras que quienes parecían ser menores que su edad real tenía el riesgo cardiovascular más bajo”.
 
“Los resultados ponen al descubierto varias oportunidades para identificar a las personas que más podrían beneficiarse con las estrategias preventivas. Ahora, que el concepto comprobó que la edad del ECG se relaciona con la supervivencia, es momento de pensar en cómo incorporar esto en la práctica clínica. Habrá que investigar más para descubrir la mejor manera de hacerlo”, ha añadido, López Jiménez.
 
Otros datos
 
Los investigadores de Mayo Clinic han evaluado los datos del ECG de 12 derivaciones en más de 25.000 sujetos con un algoritmo de inteligencia artificial previamente capacitado y validado a fin de obtener un pronóstico de la edad biológica. Los pacientes con una diferencia de edad positiva, o sea que el ECG les asignaba una edad mayor a la cronológica o años cumplidos, con el tiempo mostraban una clara conexión con mortalidad cardiovascular y de toda otra causa.
 
Los integrantes del estudio fueron seleccionados a través del Proyecto Epidemiológico de Rochester, que es un índice con información de salud de los proveedores de atención médica del condado de Olmsted en Minnesota con una edad promedio de alrededor de 54 años y recibieron seguimiento durante 12,5 años aproximadamente.
 
El estudio excluyó a quienes tenían antecedentes basales de ataque cardíaco, cirugía de baipás o para colocación de estent, accidente cerebrovascular y fibrilación auricular.
 
Según ha informado la institución se continúa aplicando estas nuevas técnicas de predicción de riesgo y los diagnósticos de problemas cardíacos graves y complejos, se ha observado que este método personalizado complementa el conocimiento de los médicos y mejora el proceso de toma de decisiones con los pacientes.
 
Los investigadores han presentado la documentación para la propiedad intelectual del algoritmo de inteligencia artificial utilizado en este estudio.




Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.