Edición Médica

Viernes, 27 de noviembre de 2020
20:39
Ecuador | Colombia
Profesionales

DIGITALIZACIÓN DE PROCESOS
¿La firma electrónica tiene validez legal en historias clínicas y consentimientos informados en Ecuador?
En el país ha aumentado el uso de esta herramienta entre particulares.
Viernes, 30 de octubre de 2020, a las 09:39
Daniela Camacho, abogada de DS Legal Group.

Daniela Camacho, abogada de DS Legal Group.


Redacción Quito
Tras la pandemia de COVID19 el uso de la tecnología y los medios electrónicos ha aumentado en el mundo y Ecuador no es la excepción.
 
En consecuencia, la utilización de firmas electrónicas en documentación entre particulares tambiénse ha incrementado en varios sectores del país. Este proceso había iniciado antes de la actual pandemia, pero después de su llegada, la necesidad de digitalizar procesos y evitar el contacto físico o uso de papel hizo que se genere una necesidad urgente y más frecuente, así lo ha considerado Daniela Camacho, abogada de DS Legal Group, en diálogo con EDICIÓN MÉDICA.
 
Pero, ¿qué es la firma electrónica y para qué sirve? Camacho ha explicado que, conforme a la Ley de Comercio Electrónico, Firmas Electrónicas y Mensajes de Datos, vigente en el país desde 2002, se trata de una herramienta que consolida información en forma electrónica consignada en un mensaje de datos, adjuntados o lógicamente asociados al mismo, que puede ser utilizada para identificar al titular de la firma y que este a su vez apruebe y reconozca la información contenida en el mensaje de datos.
 
La firma electrónica no es lo mismo que los certificados de firma electrónica, pues estos son los mensajes de datos, que certifican la vinculación de una firma electrónica con una persona determinada a través de un proceso de comprobación de identidad, realizado y emitido por una Entidad de Certificación acredita en el país”, ha añadido la jurista. 
 
La firma electrónica tiene la misma validez y efectos jurídicos que una firma manuscrita, por lo que tiene legalidad en todos los documentos, incluyendo los clínicos. Entonces, en el campo de la salud, específicamente en las historias clínicas y consentimientos informados puede ser utilizada con tranquilidad.
 
“Si los documentos se firman con este tipo de firmas (firma electrónica), tendrán la misma validez jurídica que la documentación clínica física y su uso genera otro tipo de beneficios como ahorro de espacio físico para archivar expedientes y ahorro de tiempo. Adicionalmente, genera en los pacientes una mejor impresión del manejo de su documentación”, ha puntualizado Camacho.
 
A criterio de la abogada, el uso de la firma electrónica permite tener autenticidad, ya que la información corresponde indubitablemente con la persona que ha firmado. También brinda integridad, dado que la información contenida en texto electrónico no es modificada luego de aprobada. Además, la persona que ha firmado electrónicamente no puede decir que no lo ha hecho.
 
En este momento coyuntural es importante que los profesionales de la salud conozcan las ventajas de la firma electrónica, ya que cada día aumenta su uso en el país dentro del campo sanitario por su utilidad en el fortalecimiento de la relación médico – paciente, en documentación clínica y en documentación general (contratación de talento humano y proveedores, autorizaciones, etc.).
  
Camacho además ha indicado que, para garantizar la validez jurídica de una firma electrónica, el software con el que se cuente para brindar este servicio debe contar con procesos lógicos que permitan identificar a la persona que firma y el momento en que lo hace, así como también debe garantizar que el documento no ha sido manipulado luego de haber sido firmado. Y de manera especial para los documentos de historia clínica y consentimiento informado se debe garantizar confidencialidad en la custodia, pues son documentos que contienen información sensible y privada de los pacientes, tal como lo indica la Constitución y la Ley Orgánica de la Salud.
 
¿Existen plataformas para el uso de estas firmas electrónicas?
 
Camacho ha señalado que dentro del campo médico existe una plataforma de consentimientos informados que permite generar el proceso de firma electrónicamente. Asimismo, muchas empresas, entre esas clínicas y hospitales, utilizan un proceso de firma electrónica de manera interna y para documentación con proveedores o cualquier otro externo.
 
“Conozco de cerca la plataforma SEND2SIGN que trabaja con un proceso de firma electrónica para documentos, que agilita procesos de contratación, así como de envío y recepción de información. Soy usuaria de esta herramienta y es una de las pocas que comprenden la regulación ecuatoriana, sobre todo por los procesos lógicos del momento en que se recoge la firma y también por las seguridades que brinda”, ha apuntado.
 
La abogada ha recomendado apoyarse de estas plataformas para generar el proceso de firma electrónica de manera confiable.



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.