Edición Médica

Martes, 28 de enero de 2020
15:35
Empresas
PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA
La tecnología, un apoyo en la identificación de medicamentos falsificados o adulterados
A la industria le preocupa la seguridad del paciente
Lunes, 23 de diciembre de 2019, a las 11:04
Mara Beln Mera, ROCHE Ecuador.

María Belén Mera, jefe de aseguramiento de calidad de ROCHE Ecuador.


Cristina Coello. Quito
El contrabando, falsificación y adulteración de medicamentos son un problema de salud pública y “es un tema que requiere capacitación constante no solo a los profesionales de la salud, sino también a jueces, fiscales, peritos y policía”, ha considerado María Belén Mera, jefe de aseguramiento de calidad de ROCHE Ecuador.
 
En entrevista con REDACCIÓN MÉDICA, la especialista ha advertido que actualmente las diferencias “son bastantes sutiles y no es tan fácil identificar un medicamento genuino de uno falsificado”.
 
Por ello, ROCHE Ecuador se ha apoyado en la tecnología para serializar sus productos y ha presentado a los peritos una aplicación móvil, mediante la cual se puede escanear el código de las cajas de los medicamentos e identificar una posible adulteración o falsificación.
 
La aplicación MVROCHE ya está disponible en APP Store y en Google Play y “todos ya pueden identificar y diferenciar medicamentos fraudulentos de los genuinos”. Por ello, la farmacéutica apoya la capacitación “no solo a entidades gubernamentales sino también a pacientes, proveedores y autoridades”, ha comentado Mera.
 
Esta aplicación no solo servirá a los peritos, “sino también a las autoridades de control y profesionales de salud, ya que el momento de administrar el producto podrán escanear el producto y asegurarse de que se trata de uno genuino”.
 
Involucrar a la industria
 
La jefe de aseguramiento ha insistido en que las autoridades de control deben involucrar a la industria en las medidas que adopten para enfrentar este problema de salud ya que son los dueños del producto los que puedan ofrecer la información completa y luego ellos puedan realizar las comparaciones respectivas que darán las conclusiones definitivas.

Es urgente “generar conciencia en la comunidad. De cierto modo, tratar de conseguir que la población reporte estos casos para investigar y colaborar con las instituciones de gobierno”, ha añadido.
 
Los daños de un producto falsificado o adulterado
 
Mera ha advertido que al administrar un medicamento falsificado se expone a un paciente a varios problemas: entre ellos, al no tener un efecto terapéutico,  habrá eventos adversos que pueden ser críticos y hasta pueden llevarlo a la muerte.
 
No obstante, ha admitido que cuando esto sucede “es difícil diferenciar o identificar si fue a causa del medicamento falsificado”, por ello, ha pedido apoyo directo de las entidades gubernamentales para que “nos contacte directamente cuando detecten un caso sospechoso de falsificación y dar todo el soporte necesario en la investigación”.
 
Indicios de un producto falsificado
 
Entre los aspectos a tomar en consideración por parte de los profesionales de la salud para diferenciar un producto falsificado de uno genuino están:
 
El diseño de las cajas. Usualmente tienen otro tipo de diseño o tamaño. Al verificar si el producto es (físicamente) distinto a lo que usualmente lo han visto, se aconseja ponerse en contacto con el laboratorio farmacéutico o fabricante.  
 
La especialista ha recomendado a los sanitarios tratar de identificar las potenciales fallas terapéuticas de un posible medicamento falsificado. “Lamentablemente en el país no hay una cultura de reporte de posibles delitos y todavía falta un sistema de fármaco vigilancia que permita hacer una trazabilidad, inclusive a nivel de lote de los medicamentos. Además, hemos identificado material falsificado de producto que ya ha sido administrado”, se ha lamentado.
 
Riesgos del contrabando
 
Por otro lado ha advertido que un medicamento de contrabando, “por más que sea genuino, el  momento de atravesar una frontera no garantiza buenas condiciones de almacenamiento, principalmente en productos de cadena de frio”, los cuales deben ser almacenados entre 2 y 8 grados centígrados, “es un rango de temperatura demasiado estrecho que requieren medidas muy estrictas de conservación”, ha insistido.
 
Un producto al perder las condiciones de almacenamiento “deja de ser seguro y eficaz para el paciente. No solo va a tener falla terapéutica sino además puede tener eventos adversos que pueden complicar aún más su estado de salud”.
 
“Es algo importante que todos los profesionales de salud deben tener en cuenta. No es solo que sea fabricado por el laboratorio, sino que además se garantice el almacenamiento y transporte en condiciones adecuadas”, ha insistido Mera.
 
Trabajo en equipo
 
La especialista ha exhortado a la industria a unirse en el combate de esta problemática. “La falsificación, contrabando y adulteración de medicamentos está creciendo. Es un delito que está presente y que necesitamos atacarlo por todas las vías. Nos está afectando a todos y principalmente al paciente”, ha concluido.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.