Edición Médica

Sábado, 25 de mayo de 2024
09:25
Ecuador | Colombia
Avances

BENEFICIOS SANITARIOS
Nuevo informe insta a aprovechar los servicios de respuesta al VIH para mejorar la salud en general
El documento da recomendaciones para potenciar aún más los beneficios sanitarios más amplios a través de inversiones mayores y sostenidas en el VIH
Martes, 16 de abril de 2024, a las 11:03
Las nuevas infecciones anuales por VIH y muertes relacionadas con el sida han disminuido en todo el mundo.

Las nuevas infecciones anuales por VIH y muertes relacionadas con el sida han disminuido en todo el mundo.


Redacción. Quito
Un nuevo informe publicado por ONUSIDA y Amigos de la Lucha Mundial contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria ha mostrado cómo los países están aprovechando sus respuestas al VIH tanto para asegurar el impacto en la respuesta al VIH como para mejorar la salud y el bienestar nacional en general.
 
Asimismo, ha enfatizado que invertir ahora para acabar con el sida como amenaza para la salud pública de aquí a 2030 no solo permitirá cumplir el compromiso de acabar con la pandemia, sino también aumentará los beneficios sanitarios más amplios de las inversiones específicas en el VIH.
 
Los esfuerzos para acabar con el sida destacan como un faro de esperanza. Desde 2010, las nuevas infecciones anuales por el VIH y las muertes relacionadas con el sida han disminuido en todo el mundo un 38 por ciento y un 51 por ciento, respectivamente.
 
El informe titulado Expanding the HIV response to drive broad-based health gains muestra las experiencias de seis países: Colombia, Costa de Marfil, Jamaica, Sudáfrica, Tailandia y Uganda, sobre cómo el fortalecimiento de las respuestas al VIH ha contribuido a obtener beneficios sanitarios más amplios.
 
Según el documento, los programas de tratamiento, prevención y atención del VIH también están ayudando a construir sistemas sanitarios más sólidos que mejoran el acceso a una atención centrada en las personas y refuerzan la preparación ante una pandemia. Por ejemplo, la integración de servicios específicos y no específicos del VIH está aumentando el acceso a los servicios sanitarios holísticos e integrales que necesitan las personas que viven con el VIH o están afectadas por él.
 
La atención al VIH está inspirando modelos de atención en otros ámbitos. En Colombia, un modelo de atención desarrollado específicamente para el VIH se está utilizando para prestar una atención integral y coordinada a otras enfermedades crónicas, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.
 
Mientras en Costa de Marfil, Jamaica, Sudáfrica y otros países, las plataformas de servicios desarrolladas originalmente para responder al VIH se aprovechan para ofrecer una amplia gama de servicios sanitarios, como prevención, detección y tratamiento de enfermedades no transmisibles.
 
Asimismo, en Costa de Marfil los sistemas de laboratorio reforzados a través de las inversiones en VIH están contribuyendo a los servicios de diagnóstico para múltiples problemas sanitarios, como la salud maternoinfantil, tuberculosis, hepatitis vírica y COVID-19.
 
Por lo tanto, los componentes del sistema sanitario reforzados mediante inversiones en el VIH también están mejorando una amplia gama de resultados sanitarios además de los relacionados con el VIH y el SIDA.
 
Angeli Achrekar, directora ejecutiva adjunta de Programas de ONUSIDA, ha afirmado que "este informe pone de manifiesto la necesidad de que los países realicen esfuerzos más decididos para identificar y capitalizar oportunidades beneficiosas para todos que aumenten de forma eficiente y eficaz el alcance de los servicios sanitarios para acelerar el progreso hacia el fin del sida como amenaza para la salud pública para 2030 y alcanzar otros Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud".
 
El informe tiene una serie de recomendaciones para potenciar aún más los beneficios sanitarios más amplios a través de inversiones mayores y sostenidas en el VIH. Afirma que es necesario prestar especial atención a mantener y reforzar las inversiones en redes comunitarias sólidas y sostenibles de personas que viven con el VIH y poblaciones clave, incluidas las redes dirigidas por mujeres y jóvenes.
 
“La respuesta al VIH es una fuerza para el compromiso de múltiples partes interesadas, la programación basada en los derechos humanos, el liderazgo comunitario y la innovación constante. Se trata de puntos fuertes que debemos aportar a los servicios sanitarios en un sentido más amplio, incluida la preparación para pandemias y la Cobertura Sanitaria Universal. Pero este papel catalizador de la respuesta al VIH sólo es posible si los gobiernos, los donantes y las comunidades invierten adecuadamente y se comprometen a acelerar el progreso contra el VIH”, ha destacado Chris Collins, presidente y director general de Friends of the Global Fight.



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.