Edición Médica

Domingo, 23 de junio de 2024
05:58
Ecuador | Colombia
Empresas

CÁNCER PREVENIBLE
En Ecuador más de 800 mujeres fallecen al año por cáncer de cérvix
El cáncer de cérvix, a menudo denominado el
Martes, 11 de julio de 2023, a las 11:57

Oncólogos Yarennys Herrera e Iván Maldonado.


Cristina Coello. Quito
Aunque el Ministerio de Salud Pública (MSP) ha implementado un programa nacional de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), para niñas de 9 años (desde 2014), la cobertura no se ha publicado oficialmente.
 
Eso a decir del oncólogo clínico y director médico de grupo oncológico Oncohope Mujer, Iván Maldonado Novoa, es preocupante porque deja entrever que está muy lejos la erradicación del cáncer de cérvix, una patología prevenible.
 
En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Maldonado ha recalcado que, a diferencia de los países más desarrollados, el cáncer cérvico uterino es muy frecuente en Latinoamérica y en Ecuador es el segundo de prevalencia en las mujeres, después del de mama.
 
¿Por qué sigue siendo muy frecuente y con una tasa elevada de mortalidad? Porque siguen fallando los diferentes niveles de prevención y especialmente la cobertura de la vacuna contra el VPH 5 ha sostenido Maldonado.
 
Para el especialista, la vacunación, el cribado y tratamiento de las lesiones precancerosas es una forma costo eficaz de prevenir el cáncer de cuello uterino.
 
Con él ha coincidido Yarennys Herrera, oncóloga del Hospital Pediátrico Baca Ortiz (HPBO), quien ha añadido que la prevención debe incluir a los hombres, quienes también podrían presentar enfermedad asociada al VPH.
 
Problema de salud pública
 
Actualmente para el Ecuador el cáncer cervicouterino es un problema de salud pública trayendo como consecuencia 813 muertes al año y 1534 nuevos casos. La Estrategia Global describe el siguiente umbral: se habrá eliminado el cáncer cervicouterino como problema de salud pública cuando todos los países alcancen una tasa de incidencia de menos de 4 casos por 100 000 mujeres. Esto debería suceder durante la vida de las jóvenes de hoy.
 
El oncólogo ha recalcado que en este tipo de cáncer hay 3 niveles de prevención, los cuales incluso son parte de un plan de erradicación de la enfermedad, propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
El organismo ha pedido a los países cumplir la meta 90-70-90 que implica vacunar al 90 por ciento de las niñas antes de cumplir los 15 años; que el 70 por ciento de las mujeres antes de los 35 accedan a una prueba de alta precisión (biología molecular y Papanicolaou); y que, el 90 por ciento de las mujeres diagnosticadas con cáncer del cuello uterino reciban tratamiento, sea con lesiones precancerosas o con cáncer invasivo.
 
“Entonces, el nivel primario de prevención es evitar este factor de riesgo con educación sexual adaptada a la edad y la cultura, promoción del uso de preservativos y su suministro a quienes ya hayan iniciado su actividad sexual. En la prevención secundaria en cambio está dirigida a la detección temprana con tamizaje mediante el Papanicolaou y prueba molecular del VPH. Y en el nivel terciario, la atención y acceso a tratamientos que cuando la enfermedad es temprana la intervención quirúrgica es la alternativa”, ha insistido Maldonado.
 
Los dos especialistas han mencionado que entre el 70 a 80 por ciento de tumores en el cérvix son causados por los genotipos 16 y el 18 del VPH.
 
Carga de la enfermedad
 
La OMS estimó que en 2017 la prevalencia de VPH en mujeres es de 11,7% en todo el mundo. América Latina y Caribe presentaron 16,1% de prevalencia, la segunda más alta del mundo después de África Sub-Sahariana (24%).
 
La prevalencia del VPH en hombres es alta en todas las regiones del mundo (21%) y el pico suele ocurrir un poco más tarde que en las mujeres. La prevalencia de cualquier tipo de VPH en el pene es del 18,7%; en el escroto del 13,1%; y del 7,9% en la región del perineo. Hombres que han tenido por lo menos tres parejas sexuales en la vida tienen 4.5 veces más posibilidades de infectarse por cualquiera de los tipos de VPH que aquellos que han tenido menos parejas.
 
De hecho, el especialista de OncoHope Mujer, se ha lamentado que “la mayoría de pacientes llegan a diagnóstico en etapas 2 y 3, es decir cuando los tumores ya son grandes o cuando ya tienen ganglios; cuando lo que deberíamos hacer es diagnosticar lesiones premalignas o pre invasivas, donde el tratamiento es totalmente curativo”, ha insistido.

EC-NON-0020



Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.