Edición Médica

Lunes, 21 de septiembre de 2020
23:17
Ecuador | Colombia
Reflexiones
¿Son suficientes 15 minutos?


Jueves, 10 de septiembre de 2020, a las 00:24
* MD. Diego Sebastián Andrade. Médico General.

Más allá de la mera obtención de datos con fines diagnósticos y terapéuticos, la consulta médica representa uno de los principales ejes de la práctica sanitaria y cualquier intervención en torno a ella, tiene influencia directa sobre la calidad de la atención.
 
Este espacio es fundamental para crear lo que se conoce como relación médico – paciente, concepto que cobra una relevancia capital en la actualidad.
 
Esta interacción se realiza enmarcada en la confianza y un intercambio mutuo y sincero de información, que pretende el bienestar del paciente.Por esta razón, no puede limitarse de forma restrictiva a un tiempo excesivamente corto, ya que omitiría parte del proceso intelectual, científico y ético, del proceso diagnóstico, y que a través de una acuciosa reflexión e inferencia analítica permite al médico llegar a un adecuado análisis y, al paciente, mejorar su apego terapéutico. Para lograr estos objetivos es innegable que se precisa tiempo.
 
Sin embargo, debido a la influencia negativa de diversos factores, el tiempo de consulta se ha visto notablemente reducido, un fenómeno fácilmente advertible por la mayoría de médicos sobre todo en el ámbito público, donde la relación médico – paciente en muchas ocasiones puede llegar a ser únicamente un intercambio de datos. A nivel nacional, en el ámbito público, en promedio los médicos tenemos alrededor de 15 minutos para valorar un paciente. Este tiempo claramente escaso, representa una dificultad para cumplir con una atención integral.
 
De forma general, y no solo en el contexto local, existen varias causas para el desarrollo de esta problemática y se podrían resumir de forma rápida en causas de orden socioeconómico, político y ético. En este sentido, cobra gran relevancia el debilitamiento de los sistemas sanitarios, ya frágiles sobre todo en los países en desarrollo, donde a menudo el concepto de salud puede ser presa de concepciones de orden utilitario o de actos de corrupción. A esto se suma el aumento de la demanda de servicios médicos por parte de una creciente población, fenómeno ampliamente visibilizado en la actual pandemia.
 
En este proceso reflexivo se evidencia cómo se ve influenciada desde distintas aristas la delicada relación entre salud y enfermedad por la limitación del tiempo de consulta, por lo cual sería beneficioso reconsiderar la imposición restrictiva de tiempo excesivamente corto para la atención médica. Evidencia científica de calidad ha demostrado que el tiempo reducido en la atención médica repercute negativamente en la salud pública.
 
Por tanto, es nuestra obligación motivar a nivel social e institucional el establecimiento y veeduría de estrategias que garanticen el respeto hacia el valioso tiempo que el arte de la medicina, el profesional de la salud y el paciente merecen.