Edición Médica

Lunes, 20 de enero de 2020
06:44
Gestión
ENTREVISTA JUAN CARLOS GALARZA
Una aplicación móvil se suma al control sanitario
Este año se migrará del informe 32 al 37 de BPM
Martes, 02 de enero de 2018, a las 14:27
Juan Carlos Galarza, director de ARCSA.

Juan Carlos Galarza, director de ARCSA.


Cristina Coello. Quito
Desde este año la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA) implementará una aplicación móvil con tres componentes principales: alertas sanitarias, revisión de registros sanitarios y permisos, así como el control de productos, ha informado a REDACCIÓN MÉDICA, Juan Carlos Galarza, director de la institución.
 
El ARCSA presentará los próximos días esta plataforma móvil que además de informar sobre las alertas, suspensión o cancelación de un producto, también tendrá a la ciudadanía como observadora, ya que con el aplicativo podrá alertar a la institución sobre un producto sin registro sanitario o de dudosa procedencia.
 
Con la herramienta cualquier persona podrá enviar directamente al departamento de ‘Control Posterior’ de ARCSA “la ubicación donde encontró un producto (sin registro), subir una fotografía” y así el organismo podrá tomar acciones rápidamente, ha comentado Galarza.
 
Esta nueva herramienta para Iphone y Android será de utilidad también para los expendedores de medicamentos ya que en la aplicación se podrá revisar el permiso de funcionamiento de un proveedor de medicamentos, quienes ahora deben tener al día las BPT, BPA, BPD (Buenas Prácticas de Transporte, Almacenamiento y Distribución respectivamente).
 
Galarza ha recordado que a inicios de 2017 existían solo 20 empresas certificadas con BPT, BPA, BPD y hoy ya existen210. “Eso es un logro enorme, porque antes se podía transportar medicamentos, por ejemplo, en una camioneta, ahora es obligación tener las buenas prácticas”, ha insistido.
 
Llamado al comité de expertos
 
Galarza también ha indicado que este año ya se ha convocado a la formación de un ‘Comité de Expertos’, es decir, se busca formar una base de datos de especialistas en farmacovigilancia, registro sanitario y análisis de casos.
 
Este grupo realizará asesorías “no vinculantes” al Comité Interno de ARCSA y sus aportes serán un respaldo más para, por ejemplo, otorgar un registro sanitario a un producto clasificado de alto riesgo, ha explicado el director.
 
Por ello, “estamos convocando a las universidades de todo el país para identificar a los expertos, que tendrán reconocimiento público”, ha añadido Galarza.
 
Control Posterior
 
El director ha aclarado que “se cree que tenemos que hacer análisis de todo, y eso no es cierto. Eso no lo hace nadie, es demasiado fuerte para un país que no tiene tantos recursos”.
 
De allí que, tras una asesoría de OPS (Organización Panamericana de la Salud), el ARCSA ahora trabaja su gestión de control “en base al riesgo, como lo hacen todas las agencias de referencia”, ha dicho.
 
Este año la institución se enfocará en el control de plantas “que impliquen mayor riesgo. Ya tenemos identificado las empresas más riesgosas del país”, ha añadido.
 
Migrar al informe 37 de BPM
 
Según el director, los laboratorios farmacéuticos tendrán un plazo de tres años para migrar del informe 32 al 37 de las BPM (Buenas prácticas de Manufactura) de la OMS (Organización Mundial de la Salud), ya que este año se oficializa el cambio.
 
Además, este año el ARCSA tiene previsto desarrollar la norma de Biodisponibilidad y Bioequivalencia.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.